Mostrando entradas con la etiqueta tarta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tarta. Mostrar todas las entradas

domingo, 3 de noviembre de 2013

Tarta Tenerina



El otro día estaba pensando en las recetas dulces que he publicado hasta ahora y di un salto cuando caí en que nunca, pero que nunca os había hablado de La Tenerina... la llamo así, con "L" y "T" mayúsculas, porque no es una tarta cualquiera...es una tarta mágica: por su textura, por su gusto, por su olorrr y por todos los recuerdos que me trae.

Gracias a la receta de una amiga de mi madre, empecé a hacer esta tarta hace muuuchos años y, ya que les gustaba muchísimo a mis amigos, la hacía muy a menudo...tan a menudo que creo que la asociación "Giulia-Tenerina" quedó grabada para siempre en su memoria, jejeje.

La verdad sea dicha: nunca me ha salido guapa. Como podéis ver en las fotos, parece una pista de skateboard...pero si no tenéis que participar en un concurso super profesional de pasteles, os recomiendo probar esta receta...no sólo por el gusto muy bueno de la tarta, sino también por la experiencia que viviréis en la cocina mientras haréis el pastel.

Bueno, intentaré explicarme mejor mientras os cuento la receta:

Ingredientes:
200 g de chocolate negro para fundir
4 huevos
4 cucharadas rasas de maizena (harina fina de maíz)
100 g de mantequilla
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de bicarbonato de sodio

Procedimiento:
Encender el horno a 155º C.
Cortar el chocolate en trozos de unos 3 cm y derretirlo junto con la mantequilla; si queda muy muy espeso (casi duro), añadir un chorrito de leche.
Esta operación se puede hacer a bañomaría o al microondas. Si usáis el segundo método, usar potencia baja y mezclar de vez en cuando.
Empezaréis a notar unas ganas increíbles de probar esa masa cremosa, brillante y olorosa, pero tener paciencia...ya vendrá el "momento dedo".


Batir las yemas con el azúcar, añadir la maizena, el compuesto de chocolate-mantequilla, el bicarbonato y, finalmente, las claras batidas a punto de nieve. Cuidado con estas últimas: hay que incorporarlas lentamente, mezclando con una espátula, con movimientos suaves, de abajo hacia arriba.

Mientras lo hagáis, acercar el oído al bol...notaréis como suena vuestra masa...de verdad, no estoy loca, ¡¡probarlo!!
Y, de paso, no os perdáis el olor...madre mía, todavía me parece tener el bol delante de la nariz.

En fin...¡sigamos! Untar y enharinar un molde redondo (de 26 o 28 cm) y verter la masa. Hornear por 25-30 minutos.
(¡¡Ahora, ahora!! El bol con los restos de compuesto es todo para vuestro dedo, jeje).

Ahora viene lo difícil. La Tenerina es una tarta que debe quedar húmeda por dentro; de ahí su fantástica textura y su nombre (tenerina= muy tierna). Para conseguirlo, hay que vigilar que la temperatura del horno no sea alta y cuando hayan pasado 20 minutos, pincharla con un palillo para comprobar la cocción. El palito NO debe salir seco, sino deben quedar pegadas unas migas húmedas.

Si todavía sale cubierto de compuesto cremoso, no saquéis la tarta, significa que necesita más cocción.
Si sale seco, no pasa nada...tendréis un buenísimo bizcocho de chocolate; la próxima vez, bajar la temperatura o disminuir el tiempo de cocción.
No os preocupéis, ¡¡es cuestión de cogerle el truco y ya veréis qué fácil!!

Dejar enfriar la tarta y espolvorear con azúcar glass. Si queréis, usar una plantilla o una puntilla para hacerla más bonita.
Bueeeeno, no queda que cortaros un trozo y disfrutar de vuestra mágica Tenerina.... ;)

Aprovecho para dar las gracias a los seguidores de Cook and Craft Lab en Facebook, que ya son más de 100, ¡¡yuppiiiiiii!!


miércoles, 23 de octubre de 2013

Tarta sbrisolona

¡Hola!

La sbrisolona es un postre originario de la ciudad de Mantova y muy popular en todo (o casi) el Norte de Italia. Como podéis ver, su apariencia es bastante rústica y no muy bonita, pero la tarta es tan rica que en 24 horas mi maridín y yo ya nos hemos comido la mitad... =)

Su nombre viene de "brìsa", que en dialecto de Mantova quiere decir "miga". Efectivamente, es una tarta que crea muchas migas en cuanto se corte o se rompa un trozo con las manos.

La receta es de la revista "La Cucina del Corriere della Sera", la mejor revista de cocina que he leído nunca (hasta ahora): salía una vez al mes, indicando los productos de la temporada y unas simples y buenas recetas (tradicionales y también más originales) para aprovecharlos al máximo.
En fin, hablo demasiado...vamos a ver la receta.



Ingredientes:
200 g de harina blanca
200 g de harina de maíz
200 g de almendras peladas crudas
2 yemas
200 g de azúcar
1 bolsita de vainillina (o aroma de vainilla)
cáscara rallada de 1 limón
200 g de mantequilla
mantequilla o aceite y harina para untar el molde

Procedimiento:
Encender el horno a 180º.
Trocear las almendras peladas (cuidadoo, tienen que quedar en trocitos, no en polvo), ponerlas en un bol con las dos harinas, las yemas, el azúcar, la vainillina y la cáscara de limón rallada.
Unir la mantequilla en cubitos y amasar rápidamente, intentando NO formar una masa uniforme, sino dejando pequeños grumos. Dejar caer la masa (sin aplastarla) en un molde untado y enharinado anteriormente; el mío es de 28 cm de diámetro.
Hornear la sbrisolona por 30-40 minutos, o hasta cuando la superficie resulte bien dorada y crujiente.
Sacarla del horno y dejarla enfriar, antes de servir.
La receta original aconseja espolvorear la tarta con azúcar glass, ¡pero a nosotros nos encanta sin!

A disfrutar de la meriendaa ;)


domingo, 19 de mayo de 2013

Tarta de Santiago




Hola,

Vaya día... nubes, lluvia....algún rayito de sol...y otra vez lluvia, nubes... en fin, habrá que combatir el mal tiempo con muchas manualidades y una buena tarta, ¡claro!

Ahí va una recetita super fácil y rápida para hacer la delicada tarta de Santiago, postre tradicional gallego a base de almendras. Cuando hace años busqué la receta, me encontré con versiones muy diferentes...no sé si ésta sea la original, pero me gusta muchísimo, porque la tarta queda tierna y húmeda por dentro y para nada seca.



Ingredientes:
200 g de almendras molidas
200 g de azúcar
4 huevos
cáscara de 1/2 limón rallada (optativo)

Procedimiento:
Encender el horno a 170º C. Batir bien los huevos con el azúcar, hasta que su volumen duplique. Añadir, mezclando con suavidad, las almendras molidas y, si se quiere, la cáscara de 1/2 limón rallada (sin ésta la tarta sale buenísima también). Verter la masa en un molde de 26-28 cm, forrado con papel vegetal. Hornear por 20-25 minutos. 

Atención: dependiendo del horno, podría ser necesario bajar la temperatura a 160º C. Por si acaso, ¡¡recomiendo echarle un ojo al color de la tarta de vez en cuando!! La temperatura también es importante porque, si es demasiado alta, puede hacer que la superficie de la tarta se cocine demasiado rápidamente y al enfirarse el pastel, queden algunas grietas en la misma. 

Cuando esté totalmente fría, apoyar encima la cruz de cartulina y espolvorear con azúcar glass. Con cuidado, quitar la cruz, admirar por unos instantes y comeeerrr.
Si queréis, podéis descargar e imprimir la cruz clicando aquí.



¡Buen provecho!

miércoles, 27 de marzo de 2013

Pastel de chocolate y peras



Buenas,

Oficialmente, ya estaríamos en primavera pero, aquí al menos, al invierno le está costando irse... pues nada, ¡no hay más remedio que encender el horno!

Hoy os propongo un postre súper buenísimo y fácil de hacer. La receta es de Anna Moroni, presentadora de un programa de cocina italiano.
...Sólo pensando en el nombre se me hace la boca agua...crostata (pastel) de chocolate y peras... chocolate... peras... ñam. Pero empecemos ya.

Ingredientes:
300 g de harina
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de levadura para postres
3 yemas (huevos L)
150 g de mantequilla (sacarla con antelación, para que esté blandita)
cáscara rallada de 1 limón
2 peras medio-pequeñas
10-15 amaretti (podéis encontrarlos en tiendas de alimentación italianas, o bien sustituirlos con otro tipo de galleta o pan rallado; no se puede evitar, algo hay que poner para absorber el líquido de las peras)
100 g de chocolate negro para fundir


Preparación:

Ante todo, vamos a hacer la pasta frolla. Con un batidor (o batidora a baja velocidad), trabajar la mantequilla con el azúcar. Añadir las yemas y la cáscara de limón. Unir la harina, la levadura y amasar con las manos súper rápidamente, hasta obtener una bola lisa y brillante. Dejar en la nevera 30 minutos.

Mientras tanto, trocear el chocolate, pelar y cortar las peras en lonchas finas y reservar. Encender el horno a 175º C.

Coger 3/4 de la masa y estirarla encima de una hoja de papel de horno. Transferir el papel en un molde redondo, de 26 cm y "ajustar" los bordes del pastel: deben tener unos 3 cm de altura.
Machacar las galletas, distribuirlas en la base y colocar las peras encima, uniformemente.



Con el resto de la masa, formar muchas bolitas y apoyarlas sobre las peras. Completar con el chocolate.
Doblar un poco los bordes del pastel hacia dentro y hornear por 30 minutos aprox.

La crostata nos miraba desde su rejilla y nos decía: "vamos, cómeme...cómeme..." Pues, no pudimos esperar a que se enfriara del todo antes de cortarnos el primer trozo, así que el chocolate todavía estaba un poquito derretido...irresistible...