Mostrando entradas con la etiqueta quiche. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta quiche. Mostrar todas las entradas

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Quiche de alcachofas


No sé si a vosotros os pase, pero cada vez que hago lasaña, siempre me sobra bechamel... Acabo por congelarla y decir: "Bueno... ¡¡algo me inventaré!!".
Pues aquí va uno de los inventos: un quiche muy fácil, rico y rápido de hacer.

Ingredientes:
- 1 bolsa de alcachofas congeladas; troceadas o los corazones, como más os guste (300 g)
- Bechamel. La cantidad no es fija, ¡al ser bechamel de sobra, como os dije! De todas formas, al usar 1 litro de leche, me suele sobrar 1/3 de bechamel, o poco más, que es lo que utilizo para este quiche.
- 1 rollo de masa brisa/hojaldre
- Grana Padano o Parmigiano
- 1 huevo
- Sal, pimienta, mantequilla, ajo, hierbas provenzales



Procedimiento:
Precalentar el horno a 180º.
Saltear las alcachofas, aún congeladas, en una sartén con una nuez de mantequilla y un par de dientes de ajo pequeños. Cocinar a fuego medio-bajo hasta que estén tiernas. Salpimentar y sazonar con un buen pellizco de hierbas provenzales. Finalmente, apagar el fuego y aplastar las alcachofas con un tenedor (comentario que no tiene nada que ver: este paso me encanta).


Colocar la masa en el molde y hornearla durante 10 minutos, tapada con papel vegetal y legumbres.
Mientras tanto, calentar la bechamel en un cazo, añadiendo un poco de leche para que pierda la forma del contenedor donde se alojaba y esté más liquidita :) Mezclar, pues, las alcachofas con la bechamel y el huevo.


Retirar el molde del horno, quitar el papel vegetal y las legumbres, extender el compuesto sobre la masa y rallar encima Grana o Parmigiano al gusto.
Hornear durante unos 40 minutos. Mientras esperáis, disfrutar del olorcito que proviene de vuestro horno ;)

Buen provecho, un beso.



miércoles, 2 de septiembre de 2015

Tarta salada con requesón perfumado y cherry coloridos



Si hay algo que hace que mis ojos hagan chiribitas es ir paseando y toparme por casualidad con algún mercado, en el cual, evidentemente, me voy a perder: buscando las harinas, semillas y especias más curiosas, quedándome embobada viendo como cortan esos pedazos de carne jugosa, curioseando en las paradas coloridas de fruta y verdura, oliendo (y probando, si es posible jaja) los quesos... ay los quesos... desde el suavecito hasta el más apestoso... todos me los llevaría.



Esta vez ha sido el turno de tomates cherry de vario tipo, albahaca y ricotta (requesón). ¿Y qué hacer con todo eso? Pues muuuchas cosas... por ejemplo, una tarta salada rica, de rápida y sencilla realización.


Encontré una recetita interesante aquí, que modifiqué a mi gusto, empezando por la base de la tarta: no usé ni hojaldre, ni masa brisa, sino pasta matta, que es una masa que, según las indicaciones del eminente Sr Artusi, no llevaría ni una pizca de grasa; sin embargo, esta vez he escogido la variante con un poquitín de aceite, para obtener un resultado más fragante. ¡Os aconsejo probarla!

Ingredientes:
Para la pasta matta:
250 g de harina
Entre 100 y 150 g de agua
Una pizca de sal
4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

Para el relleno:
400 g aprox. de tomates cherry
250 g de requesón
Unas cuantas hojas de albahaca (variedad de hojas grandes)
Sal, pimienta negra, aceite de oliva extra virgen e hierbas provenzales



Preparación:
Para preparar la pasta matta, colocar la harina en forma de volcán y en el centro verter el aceite y el agua con una pizca de sal disuelta anteriormente (empezar con 100 g de agua). Mezclar con un tenedor, cogiendo harina poco a poco de las paredes del volcán; amasar a mano durante unos minutos, añadiendo más agua si necesario, hasta obtener una masa homogénea.
Hacer una pelota, envolverla con film y dejar reposar durante media hora.



Mientras tanto, con la ayuda de una picadora, triturar 12-15 hojas de albahaca con el requesón.
Encender el horno a 180º C (horno a gas, 200º C).


Estirar la masa y acomodarla en un molde de unos 26-28 cm, engrasado o forrado con papel vegetal.
Untar la base de la tarta con el requesón perfumado y distribuir encima algunas hojas de albahaca y los tomates.
Condimentar con un hilo de aceite, sal, pimienta e hierbas provezales.



Hornear durante unos 35-40 minutos, más otros 10 de grill aprox. (hasta que la tarta esté doradita). ¡Servir caliente!

Buen provecho :)