Mostrando entradas con la etiqueta pretzel. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pretzel. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de noviembre de 2012

Soft pretzel bites



Hola,

Cuando estuve en Munich, comí un pan buenísimo, llamado pretzel (también dicho brezelpretzlbreze brezn)...ay, qué rico estaba...pues, cuando encontré esta receta de soft pretzel bites (es decir, tiernos bocados de pretzel) y la pinta que tenían, ¡no supe resistirme y me puse a cocinar! El resultado ha sido de lo más satisfactorio, ¡un 10 por la receta!

Para ponerla en práctica, cambié las dosis de tazas y cucharas a litros y gramos, para mayor comodidad. Así que aprovecho la ocasión y traduzco del inglés también ;)

Ingredientes:

Masa:
360 ml de agua tibia
7 g de miel
1 cubo de levadura fresca o un sobre de levadura seca

360 g de harina normal
360 g de harina de fuerza (para pan)
10 g de sal
90 g de mantequilla derretida

Solución de bicarbonato de sodio:
1.200 ml de agua
80 ml de bicarbonato (sí, hay que medirlo en el vaso dosificador de líquidos).

Para que las bolitas cojan color:
1 yema
10-12 ml de agua (es decir, una cucharada)

Más cosas:
sal gorda, aceite


Preparación:

La masa:
Verter los 360 ml de agua tibia en un bol, con la miel y la levadura (el agua no tiene que ser muy caliente, para evitar que mate a la pobre levadura). Si se usa la levadura seca, dejar reposar 5 minutos.
Añadir las harinas, la mantequilla derretida y la sal; amasar con las manos.
Si se os pega mucho a los dedos, añadir poca poca harina y trabajar por 5 minutos, o hasta que tengáis una bonita y elástica bola.

Engrasar un bol grande con un poco de aceite y poner dentro la bola. Cubrir con film y dejar reposar por una hora.

Encender el horno a 210º C.

Procedimiento para hacer los bites:
Volcar la masa sobre una superficie limpia, SIN AÑADIR MÁS HARINA. Cortarla en 6-8 trozos y, con las palmas de las manos, hacerlos rodar y formar unos cilindros de unos 3 cm de diámetro aprox. (ver fotos aquí).
Con un corta pizza o un cuchillo cortar los cilindros en tacos pequeños.

Luego:
Mezclar la yema con el agua y guardar en una esquina de la mesa. Tener a mano: pincel, cuchara escurridora, sal gorda, tijeras de cocina y papel de horno.

¡Es el momento del bicarbonato! No, no os saltéis este paso, es necesario para obtener un buen resultado.
Poner el agua (1.200 ml) en una olla y, cuando empiece a hervir, añadir el bicarbonato.
Echar 5 tacos al agua burbujeante y dejar cocer 30 segundos. Quitar las piezas con la cuchara escurridora y dejarlas en una hoja de papel de horno. Continuar con el resto de la masa.

Al horno:
Una vez hecho, pincelar con la mezcla de yema y agua, espolvorear con sal y, con las tijeras, cortar un + en cada uno de los tacos. Con cuidado, poner las piezas en una bandeja con papel de horno limpio. Cocer por unos 10 minutos, o hasta que cojan un buen color marrón dorado.

Una vez listos y sacados del horno, resistir a la tentación de zamparos todos los bites enseguida y dejar que se enfríen sobre una rejilla por unos minutitos.

Guten Appetit!!