martes, 19 de febrero de 2019

Frittelle


No suelo freír en casa, pero cuando se acerca carnaval, no me puedo resistir. Llevo viviendo en España desde hace 10 años ya, y, evidentemente, ¡no puedo bajar a la panadería y comprar una bandejita de crostoli! Así que no queda otra que reproducir en casa dulces típicos como ese o las frittelle alla crema, que son unos suaves buñuelitos de pasta choux rellenos de crema pastelera. Para quien no tenga familiaridad con esta masa, es la que se utiliza, por ejemplo, para hacer los profiteroles. ¿A que suena bien? Pues aquí va la receta.


Ingredientes:
Para la pasta choux
370 ml de agua
100 g de mantequilla
2 cucharaditas rasas de azúcar blanco
una pizca de sal
150 g de harina 00
cáscara de limón
4 huevos

Para la crema
80 g de azúcar blanco
3 yemas
30 g de harina 00
aroma de vainilla/vaina
400 ml de leche

Acabado
un plato con azúcar blanco

Procedimiento:
Empecemos con la pasta choux. Poner el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal en una olla medio-pequeña. Cuando la mantequilla esté derretida y el agua hierva, retirar la olla del fuego. Verter toda la harina de golpe, un poco de cáscara de limón rallada y mezclar rápidamente con una cuchara de madera. Volver a poner la olla al fuego y mezclar continuamente, durante unos 5-7 minutos (para que se cocine la harina), hasta que la masa se separe de las paredes de la olla. Retirar del fuego, verter la masa en un bol y dejar enfriar. Luego, añadir los huevos, uno a la vez.
¡Lista!

Recortar unas hojas de papel vegetal, para que sean grandes como la sartén donde se freirá. Poner la pasta choux en una manga pastelera y formar muchos pequeños montoncitos encima de una hoja.
Cuando el aceite llegue a 170º-175º C, coger la hoja y volcarla en el aceite. Después de unos segundos, quitar la hoja, agitándola un poco, para que los montoncitos se suelten.
Una vez fritas, pasar las frittelle por papel de cocina y, en seguida, revolcarlas en el plato con azúcar.

Hacer la crema pastelera: poner a calentar la leche con la vaina de vainilla. Mientras, mezclar yemas con azúcar. Añadir la harina y la leche calentita. Poner al fuego y hervir a fuego lento unos pocos minutos, hasta que espese. Retirar y dejar enfriar, mezclando de vez en cuando.

Llenar las frittelle con la crema, usando una manga o una jeringa. Cuidado, que son como las pipas... dicho esto, ¡¡feliz carnaval, a disfrutar!!


martes, 29 de enero de 2019

Petit écolier versión sablés


Qué frío hace estos días... pero es la excusa perfecta para encender el horno y trastear en la cocina, jiji.
No tenía leche y, buscando entre mis libros de cocina una receta de galletas sin lactosa, (re)encontré el mini-libro "Les choco-biscuits", perteneciente al homónimo y monísimo cooking box que tuve la buena suerte de encontrar hace años en una tienda, mientras estaba de vacaciones por Francia.

Está muy bien, en el libro se encuentran varias recetas para diversos tipos de "petit écolier" (con base de petit beurre, sablé, etc.); además, el box lleva el molde para la base de galleta y el de silicona, para las tabletas de chocolate. Si a alguien le pudiera interesar, he visto que se puede encontrar en Amazon y en su propia Web.

En fin, después de hojear el libro y empezar a salivar, me decidí por unos sablés de avellana, combinados con chocolate negro. Vamos con la receta.


Ingredientes (para unas 24 galletas):
- 170 g de harina 00
- 80 g de avellanas tostadas y molidas
- 120 g de mantequilla (sacarla con tiempo para que esté blanda)
- 70 g de azúcar
- 1 huevo
- 250 g de chocolate negro (o, si preferís, con leche)

Procedimiento:
Batir el azúcar con la mantequilla (blanda). Añadir el huevo. Incorporar la harina y las avellanas. Cuando la mezcla empiece a estar más compacta, parar de batir. Formar una bola, envolver en film y guardar en la nevera durante 3 horas.

Mientras esperamos, vamos a hacer las tabletas de chocolate: coger 200 g del mismo, trocearlo y calentarlo a baño maría, hasta que esté derretido. Apagar el fuego y añadir los otros 50 g de chocolate, en trocitos. Remover, hasta que esté derretido también.
Llenar el molde para las tabletas, con la ayuda de una cucharilla. Para sacar el aire y que no se formen muchas burbujitas, apoyar el molde sobre una tabla de madera y, con ésta, golpear la mesa varias veces (veréis las burbujas de aire aparecer en la superficie). Cuando le hayáis dado bastante caña, guardar el molde en la nevera una media hora, hasta que el chocolate se solidifique. Pasada la media hora, desmoldar con cariño y guardar las tabletas en la nevera.
Lavar y secar el molde y repetir la operación (x24 tabletas aprox).
Consejo: mantener el recipiente con el chocolate siempre encima de la olla con el agua calentita, para que no se endurezca. Guardar allí mismo el chocolate sobrante para más tarde.

Espolvorear harina sobre la mesa y estirar la mitad de la masa, hasta un grosor de 3 mm. Reservar el resto en la nevera (para la segunda horneada). Cortar las galletas y disponerlas en la bandeja del horno forrada de papel vegetal.
Hornear las galletas a 170º durante 12 minutos, o hasta que estén doradas (a mi horno le cuesta unos minutos más). Dejar enfriar completamente, encima de una rejilla.

Ahora hay que montar las piezas: utilizar el chocolate sobrante para poner un poquito en la base de galleta y pegar encima la tableta de chocolate. Dejar secar en un lugar fresco.



Se pueden conservar muy bien en un tarro con cierre hermético, pero seguro que se vaciará rápido ;)

¡Un abrazo!


jueves, 13 de diciembre de 2018

Love at first brownie


Hace unos días, con unos cuantos amigos, hicimos "día de sushi casero". Entre varias cosas, sobró un aguacate... Nosotros no estamos acostumbrados a utilizarlo en las comidas de cada día, ¡pero quería aprovecharlo de alguna forma! Así que... pregunté al oráculo Pinterest y me cautivó una receta de Sneh, del maravilloso blog "Cook Republic": brownies con avellanas, aguagate y chocolate...

Leída la receta, vistas las fotos, ya enamorada de todo ello, me fui a comprar otro aguacate para poder probar la receta, jajaja. Además, una amiga me acababa de traer de México unas semillas de cacao que huelen 10... ¡así que genial!


Bueno. Cuando probé el primer trocito de brownies, fue como si un conjunto de magia y felicidad invadiera mi cuerpo (ya, es un poco raro, pero tenéis que probarlo para vivirlo)... durante 20 minutos no supe decir más que "madre mía". Mi segunda frase fue: "Me voy a tatuar la receta".
En fin, gracias, Sneh, por hacerme descubrir esta maravilla y espero que probéis también esta receta pronto.
Aquí os pongo ingredientes y procedimiento en castellano, para más comodidad... ahora ya no tenéis excusa ;)


Ingredientes:
200 g de chocolate negro, en trocitos
1 cucharadita de café instantáneo (como no uso normalmente, he puesto café normal, para cafetera)
4 huevos
120 g de azúcar moreno
1 cucharadita de aroma de vainilla en polvo (o algunas semillas de vaina)
2 cucharadas de cacao en polvo
50 g de harina de avellana (si no tenéis, se puede hacer, triturando las avellanas con cuidado, accionando la picadora varias veces, durante pocos segundos, y sin pasarse)
una pizca de sal
2 aguacates
60 ml de leche de coco
cacao en polvo extra, para espolvorear

Procedimiento:
Precalentar el horno a 190º C. Engrasar y forrar un molde cuadrado para brownies con papel de hornear. Yo no lo tengo y usé una fuente metálica, de unos 30x23 cm. Creo que lo ideal sería una de 25x25, para que salgan de la altura perfecta. Igualmente salieron súper bien.

Poner el chocolate negro y el café en una cacerola pequeña y calentar a bañomaría, a fuego medio, removiendo constantemente, hasta que el chocolate esté derretido y bien brillante. Dejar enfriar por completo.

Batir los huevos, el azúcar y la vainilla, hasta que el compuesto esté claro y esponjoso. Añadir el cacao, la harina de avellana, la sal y el chocolate enfriado. Batir brevemente, hasta que la mezcla esté homogénea.

Pelar los aguacates y quitar los huesos. Poner los aguacates y la leche de coco en el vaso de la batidora de mano y accionarla, hasta obtener una mezcla lisa y blandita.

Verter ésta última en el bol del compuesto de chocolate y mezclar con una cuchara de madera, hasta que esté todo bien combinado.


Verter la masa en la fuente y hornear durante 30-40 minutos, según vuestro horno. No es recomendable cocinar el brownie demasiado, para que no se seque. Cuando lo saquéis del horno, estará blandito; es normal.

Dejar enfriar, disfrutando del olorcito que invade vuestra casa. Finalmente, espolvorear con cacao, cortar y listo para la magia.

Buen provecho, ¡un besote!



sábado, 8 de diciembre de 2018

DIY Calendario de Adviento


Sé que diciembre ya ha empezado... Pero por si alguien todavía no hubiese puesto el calendario de Adviento, ¡comparto las instrucciones para realizar éste!
Me inspiré en una foto vista en Pinterest, y, al no encontrar el tutorial, me inventé las medidas de los arbolitos y lo adapté a mi gusto :)


Materiales:
- fieltro de 4 colores distintos
- una rama de unos 60 cm
- cuerda fina
- bolitas pequeñitas, de colores que peguen con el fieltro escogido
- hilo de crochet blanco
- 24 pinzas de madera
- pistola de silicona
- papel vegetal

Procedimiento:
En papel vegetal, dibujar y recortar 3 triángulos, que serán vuestros patrones, con las siguientes dimensiones (altura x anchura):
- 7,5 x 7,5 cm
- 9 x 9 cm
- 11 x 11 cm

Usando los patrones, recortar los triángulos del fieltro (2 piezas para cada árbol). Elegir la proporción que queráis; para mi calendario escogí la siguiente: 8 árboles pequeños, 9 medianos y 7 grandes.
- Fieltro gris oscuro: 2 pequeños, 4 medianos, 3 grandes.
- Azul oscuro: 2 pequeños, 2 medianos, 2 grandes.
- Azul claro: 2 pequeños, 2 medianos, 2 grandes.
- Gris claro: 2 pequeños, 1 mediano.


¡Ahora toca coser! Unir las 2 piezas de cada árbol con hilo de crochet blanco, dejando una abertura en la base (fundamental para introducir luego los regalitosss).

Escribir en cada pinza un número, del 1 al 24 y pinzarlas en los triángulos, a modo de tronco.

Apoyar la rama en la mesa e ir colocando los arbolitos tal como queréis que queden. Para cada uno, cortar el trozo de cuerda que se necesite y pegarla por detrás de la rama y por detrás del árbol.


Atar otro trozo de cuerda en los extremos de la rama, para colgar el calendario.
Finalmente, colocar algunas bolitas en la rama y/o en algún árbol.

¡¡Listo!! Espero que os haya gustado; en caso de cualquier duda, estoy a vuestra disposición.

Besote y feliz temporada navideñaaaa.