sábado, 8 de diciembre de 2018

DIY Calendario de Adviento


Sé que diciembre ya ha empezado... Pero por si alguien todavía no hubiese puesto el calendario de Adviento, ¡comparto las instrucciones para realizar éste!
Me inspiré en una foto vista en Pinterest, y, al no encontrar el tutorial, me inventé las medidas de los arbolitos y lo adapté a mi gusto :)


Materiales:
- fieltro de 4 colores distintos
- una rama de unos 60 cm
- cuerda fina
- bolitas pequeñitas, de colores que peguen con el fieltro escogido
- hilo de crochet blanco
- 24 pinzas de madera
- pistola de silicona
- papel vegetal

Procedimiento:
En papel vegetal, dibujar y recortar 3 triángulos, que serán vuestros patrones, con las siguientes dimensiones (altura x anchura):
- 7,5 x 7,5 cm
- 9 x 9 cm
- 11 x 11 cm

Usando los patrones, recortar los triángulos del fieltro (2 piezas para cada árbol). Elegir la proporción que queráis; para mi calendario escogí la siguiente: 8 árboles pequeños, 9 medianos y 7 grandes.
- Fieltro gris oscuro: 2 pequeños, 4 medianos, 3 grandes.
- Azul oscuro: 2 pequeños, 2 medianos, 2 grandes.
- Azul claro: 2 pequeños, 2 medianos, 2 grandes.
- Gris claro: 2 pequeños, 1 mediano.


¡Ahora toca coser! Unir las 2 piezas de cada árbol con hilo de crochet blanco, dejando una abertura en la base (fundamental para introducir luego los regalitosss).

Escribir en cada pinza un número, del 1 al 24 y pinzarlas en los triángulos, a modo de tronco.

Apoyar la rama en la mesa e ir colocando los arbolitos tal como queréis que queden. Para cada uno, cortar el trozo de cuerda que se necesite y pegarla por detrás de la rama y por detrás del árbol.


Atar otro trozo de cuerda en los extremos de la rama, para colgar el calendario.
Finalmente, colocar algunas bolitas en la rama y/o en algún árbol.

¡¡Listo!! Espero que os haya gustado; en caso de cualquier duda, estoy a vuestra disposición.

Besote y feliz temporada navideñaaaa.



miércoles, 5 de diciembre de 2018

Quiche de alcachofas


No sé si a vosotros os pase, pero cada vez que hago lasaña, siempre me sobra bechamel... Acabo por congelarla y decir: "Bueno... ¡¡algo me inventaré!!".
Pues aquí va uno de los inventos: un quiche muy fácil, rico y rápido de hacer.

Ingredientes:
- 1 bolsa de alcachofas congeladas; troceadas o los corazones, como más os guste (300 g)
- Bechamel. La cantidad no es fija, ¡al ser bechamel de sobra, como os dije! De todas formas, al usar 1 litro de leche, me suele sobrar 1/3 de bechamel, o poco más, que es lo que utilizo para este quiche.
- 1 rollo de masa brisa/hojaldre
- Grana Padano o Parmigiano
- 1 huevo
- Sal, pimienta, mantequilla, ajo, hierbas provenzales



Procedimiento:
Precalentar el horno a 180º.
Saltear las alcachofas, aún congeladas, en una sartén con una nuez de mantequilla y un par de dientes de ajo pequeños. Cocinar a fuego medio-bajo hasta que estén tiernas. Salpimentar y sazonar con un buen pellizco de hierbas provenzales. Finalmente, apagar el fuego y aplastar las alcachofas con un tenedor (comentario que no tiene nada que ver: este paso me encanta).


Colocar la masa en el molde y hornearla durante 10 minutos, tapada con papel vegetal y legumbres.
Mientras tanto, calentar la bechamel en un cazo, añadiendo un poco de leche para que pierda la forma del contenedor donde se alojaba y esté más liquidita :) Mezclar, pues, las alcachofas con la bechamel y el huevo.


Retirar el molde del horno, quitar el papel vegetal y las legumbres, extender el compuesto sobre la masa y rallar encima Grana o Parmigiano al gusto.
Hornear durante unos 40 minutos. Mientras esperáis, disfrutar del olorcito que proviene de vuestro horno ;)

Buen provecho, un beso.



miércoles, 3 de octubre de 2018

Crostata con harina de espelta, paraguayos y amaretti


Por cuanto adore el verano, cuando empieza el otoño miro a mi horno, se me escapa una sonrisa, lo enciendo y me vengo arriba. Así empieza, por desgracia, la temporada de llevar chaqueta pero, afortunadamente, también de hacer (y comer) lasañas, pan, pasteles, galletas, etc. 

Inauguro la "temporada horno" con esta crostata con harina de espelta, paraguayos y amaretti (galletas de almendra).


Ingredientes:
Para la masa:
125 g de harina de espelta
100 g de harina 00
90 g de azúcar blanco
125 g de mantequilla
1 huevo grande
cáscara rallada de 1 lima
1 pizca de sal

Para el relleno:
8-10 amaretti (galletas de almendra... en el Lidl los venden)
4 paraguayos
1/2 lima
1 cucharada de azúcar blanco

Procedimiento:
En la picadora, poner las harinas y la pizca de sal. Añadir la mantequilla fría en cubitos y mezclar todo rápidamente, hasta que se formen miguitas muy finas.
Abrir la tapa y unir el azúcar, el huevo y la cáscara de lima.
Poner en marcha la picadora de nuevo para mezclar rápidamente los ingredientes.
Sacar la masa y formar una pelota. Envolverla en film y dejarla en la nevera durante 30 minutos.

Mientras tanto...
Lavar los paraguayos y cortarlos en trocitos. Unir el jugo de media lima y la cucharada de azúcar. Mezclar y reservar. Encender el horno a 180º.

Cuando hayan transcurrido los 30 minutos, estirar 3/4 de la masa a un grosor de unos 5 mm aprox. y transferirla a un molde de unos 24-26 cm de diámetro.
Espolvorear la base del pastel con las galletas trituradas y rellenar con los melocotones.




Completar el pastel con la masa sobrante: yo elegí un tema otoñal, ¡pero elegid las formas que más os gusten!

Hornear durante 30-40 minutos. Ojo, tibia está tremenda.

Feliz merienda XD



martes, 4 de septiembre de 2018

Pudín de vainilla


Como sigue haciendo calorcito, encender el horno sigue prohibido; al menos, en mi casa, que no tenemos aire acondicionado, jaja.
Así que me acordé de esta vieja receta de pudín, budín, o pudding, como prefiráis llamarlo. Nada de horno, procedimiento rapidísimo y placer asegurado.


Aquí van los ingredientes para unos 6-7 tarritos.

Ingredientes:
2 huevos
100 g de azúcar blanco
500 ml de leche semidesnatada
3 cucharadas de maicena
1 vaina de vainilla


Procedimiento:
Hacer un cortecito en la vaina de vainilla y dejarla en un cazo con la leche. Calentar durante unos 5 minutos, sin que llegue a hervir, dejando que la leche absorba todo el olor y sabor de la vaina. 
Mientras tanto, montar bien los huevos con el azúcar y añadir la maicena.
Verter la leche, filtrándola, y mezclar con delicadeza. Poner todo en una olla y dejar espesar (tardará unos 3-5 minutos).

Llenar los tarritos y, cuando dejen de arder, ponerlos a enfriar en la nevera.

Por supuesto, si se quiere, se le pueden añadir complementos, como chocolate, galletas, fruta, etc. 
Pero así sencilla está divina, probarla!! XD