miércoles, 3 de octubre de 2018

Crostata con harina de espelta, paraguayos y amaretti


Por cuanto adore el verano, cuando empieza el otoño miro a mi horno, se me escapa una sonrisa, lo enciendo y me vengo arriba. Así empieza, por desgracia, la temporada de llevar chaqueta pero, afortunadamente, también de hacer (y comer) lasañas, pan, pasteles, galletas, etc. 

Inauguro la "temporada horno" con esta crostata con harina de espelta, paraguayos y amaretti (galletas de almendra).


Ingredientes:
Para la masa:
125 g de harina de espelta
100 g de harina 00
90 g de azúcar blanco
125 g de mantequilla
1 huevo grande
cáscara rallada de 1 lima
1 pizca de sal

Para el relleno:
8-10 amaretti (galletas de almendra... en el Lidl los venden)
4 paraguayos
1/2 lima
1 cucharada de azúcar blanco

Procedimiento:
En la picadora, poner las harinas y la pizca de sal. Añadir la mantequilla fría en cubitos y mezclar todo rápidamente, hasta que se formen miguitas muy finas.
Abrir la tapa y unir el azúcar, el huevo y la cáscara de lima.
Poner en marcha la picadora de nuevo para mezclar rápidamente los ingredientes.
Sacar la masa y formar una pelota. Envolverla en film y dejarla en la nevera durante 30 minutos.

Mientras tanto...
Lavar los paraguayos y cortarlos en trocitos. Unir el jugo de media lima y la cucharada de azúcar. Mezclar y reservar. Encender el horno a 180º.

Cuando hayan transcurrido los 30 minutos, estirar 3/4 de la masa a un grosor de unos 5 mm aprox. y transferirla a un molde de unos 24-26 cm de diámetro.
Espolvorear la base del pastel con las galletas trituradas y rellenar con los melocotones.




Completar el pastel con la masa sobrante: yo elegí un tema otoñal, ¡pero elegid las formas que más os gusten!

Hornear durante 30-40 minutos. Ojo, tibia está tremenda.

Feliz merienda XD



martes, 4 de septiembre de 2018

Pudín de vainilla


Como sigue haciendo calorcito, encender el horno sigue prohibido; al menos, en mi casa, que no tenemos aire acondicionado, jaja.
Así que me acordé de esta vieja receta de pudín, budín, o pudding, como prefiráis llamarlo. Nada de horno, procedimiento rapidísimo y placer asegurado.


Aquí van los ingredientes para unos 6-7 tarritos.

Ingredientes:
2 huevos
100 g de azúcar blanco
500 ml de leche semidesnatada
3 cucharadas de maicena
1 vaina de vainilla


Procedimiento:
Hacer un cortecito en la vaina de vainilla y dejarla en un cazo con la leche. Calentar durante unos 5 minutos, sin que llegue a hervir, dejando que la leche absorba todo el olor y sabor de la vaina. 
Mientras tanto, montar bien los huevos con el azúcar y añadir la maicena.
Verter la leche, filtrándola, y mezclar con delicadeza. Poner todo en una olla y dejar espesar (tardará unos 3-5 minutos).

Llenar los tarritos y, cuando dejen de arder, ponerlos a enfriar en la nevera.

Por supuesto, si se quiere, se le pueden añadir complementos, como chocolate, galletas, fruta, etc. 
Pero así sencilla está divina, probarla!! XD



martes, 28 de agosto de 2018

Salsa 7 minutos


Para esos días en los que hace calor, no se tiene ganas de cocinar, o no se sabe qué hacer, o bien no se tiene tiempo... os recomiendo esta salsa rica rica, para acompañar la pasta que más os guste, de sólo 3 ingredientes (más especias) y 7 minutos de cocción.


Ingredientes:
300-400 g de tomates cherry
2 dientes de ajo
Basilico fresco (albahaca)
Poco aceite, sal, pimienta, pimentón dulce/picante (según los gustos)


Procedimiento:
Pelar los dientes de ajo, cortarlos por la mitad y hacerlos rehogar un par de minutos con un hilo de aceite y un poco de pimentón al gusto.
Añadir los tomates cortados por la mitad, salpimentar, tapar y dejar cocinar a fuego lento durante 7 minutos. Añadir algunas hojas de basilico fresco y apagar enseguida.

¡Espero que la disfrutéis!


domingo, 25 de febrero de 2018

La carbonara, la de verdad


Hoy vamos a ver la receta de la carbonara, pero la de verdad verdadera, sin variantes modernas como cebolla, nata o champiñones, u otras rarezas que he visto en alguna ocasión.

La receta original prevé la utilización de huevos frescos, pecorino (queso de oveja) y guanciale, es decir, papada de cerdo. Aquí es complicado conseguir este último, así que lo suelo sustituir con bacon o panceta curado. Lo importante, como mínimo, es que no sea ahumado. El pecorino se encuentra más fácilmente (Carrefour), aunque, si un día os apetece muchísimo carbonara y no tenéis este estupendo queso romano en la nevera, ningún italiano enfadado os vendrá a buscar si lo sustituís con parmesano. Ahora sí, vamos a ver la receta.

Ingredientes (para 2 personas):
180g de pasta (la que se usa normalmente con esta salsa es la pasta larga, tipo spaghetti, bucatini o bavette)
100g de guanciale (o panceta/bacon curado)
2 huevos
30-40g de pecorino
Pimienta negra


Procedimiento:
En una sartén, hacer rehogar (sin aceite o mantequilla) el guanciale/bacon/panceta cortado en cubitos, hasta que coja color. En el caso de que uséis guanciale, retirar la grasa que se haya formado.
En un bol grande, con un tenedor, batir los huevos enteros, con varias vueltas de molinillo de pimienta y el queso rallado.

Cuando la pasta esté al dente, escurrirla y pasarla al bol, junto con el guanciale y mezclar enérgicamente, sin dejar que con el calor de la pasta el huevo cuaje. No es un plato de huevos revueltos, tiene que quedar medio crudito.
¡Servir enseguida y disfrutar!