Mostrando entradas con la etiqueta postres. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta postres. Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Galletas con harina de espelta, sésamo, sal y mucho chocolate


Primer día de otoño, primeras galletas de la temporada, ¡¡uoooouoo!!

La receta, un poco modificada según gustos míos y de una amiga cocinera, viene del bonito libro "Profumo di biscotti", de Rossella Venezia.

Emparejar sal con chocolate siempre me ha gustado mucho (por eso también la receta me pareció interesante jaja); entre los cambios hechos, el más importante fue sustituir la harina normal con la de espelta integral, para obtener un sabor más rústico.
La próxima vez eliminaré la mantequilla y usaré aceite de oliva suavecito... ya os diré qué tal el experimento, jiji.

Ingredientes:
140 g de harina integral de espelta
40 g de sésamo
3 g de sal
9 g de levadura
100 g de azúcar moreno
1 huevo
100 g de mantequilla
100 g di gotas de chocolate



Preparación:
Mezclar la harina con el sésamo, la sal y la levadura. En otro bol, batir el huevo con el azúcar.
Unir la mezcla huevo-azúcar con los ingredientes secos. Añadir la mantequilla fría en daditos, la mitad de las gotas de chocolate y amasar con la ayuda de un tenedor. Una vez amalgamados los ingredientes, tapar el bol con film y dejar reposar en la nevera durante 20 minutos.

Con la masa formar bolitas grandes como nueces, aplanarlas un pelín entre las palmas de las manos y colocarlas en la bandeja del horno forrada con papel vegetal.

Hornear a 180º C (en mi caso, 200-210º C, pero tengo un horno de gas un poco raro) durante unos 7 minutos. Abrir el horno y distribuir el resto de las gotas de chocolate sobre las galletas. Seguir la cocción por otros 7-8 minutos aprox. 
Las galletas parecerán bastante blanditas; no panic, sacarlas y dejarlas enfriar encima de una rejilla. Si no se acaban todas en media hora, se pueden conservar en una caja de lata.

Ahh, por cierto, para quien no lo hubiera visto cuando lo colgué, aquí está un tutorial súper fácil y rápido para personalizar una caja de galletas:
http://www.cookandcraftlab.com/2013/07/caja-de-galletas-personalizada.html

Besitos y feliz merienda otoñal.


 

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Un clásico...pero quién se le puede resistir...tiramisù





Hace muuucho tiempo que algunos amigos me estaban pidiendo la receta del tiramisù...por fiiiinnnn me he decidido a sacar alguna foto, jeje.

Ni idea de dónde venga la receta, la tengo apuntada en mi cuaderno desde....¡siempre!! Es muy fácil de recordar, porque cada 100 g de mascarpone, va un huevo, una cucharada de azúcar y una cucharada de ron. Luego, según la marca y el pote de mascarpone que encontréis, pues, las dosis se pueden ajustar un poco, no pasa nada.
Las siguientes son las que uso normalmente para una fuentecita para 4-5 personas....porque...cómo no vas a repetir... jejejejej.

Ahí va, ya veréis que fácil y rápido.

Ingredientes:
250 g de mascarpone
3 huevos (que no sean grandes)
3 cucharadas de azúcar
3 cucharadas de ron
café
savoiardi = bizcochos duros de huevo (ahora se encuentran fácilmente en los super)
cacao en polvo



Preparación:
Hacer tanto café como para llenar un plato hondo.
Mientras, batir bien las yemas con el azúcar, añadir el mascarpone y el ron.
Montar las claras a nieve y, con una lengua, incorporarlas al resto, con delicadeza y mucho amorr.

Mojar los bizcochos en el café (con 2 o 3 vueltecitas ya es suficiente) y colocarlos en una fuente, muy juntos, hasta completar una capa.


Verter la mitad de la crema y nivelar con una lengua. Colocar otra capa de bizcochos remojados y una más de crema.
Tapar con film y dejar reposar en la nevera varias horas. En el momento de servir, espolvorear con cacao.

Recomendaciones:
1. Si hacéis el tiramisú con un día de antelación, mejor, porque estará más rico aún.....ñam :)
2. Mantener fuera del alcance de gatas golosas XD



viernes, 13 de diciembre de 2013

Mini tartaletas con mermelada...flores y corazones



Hacía tiempo que quería hacer tartaletas mini, usando como moldes los de cupcakes, porque me parece una medida ideal para una persona y una idea simpática para un buffet. Tuve la oportunidad de presentar mi versión de las mismas en ocasión del Christmas Showroom, un evento organizado por Coshop (Barcelona) para este mes y aquí está la receta, ¡ya veréis que fácil!

En la pasta frolla he puesto menos azúcar de lo normal porque la mermelada ya era muy dulce de por si y la verdad es que estoy muy contenta con la masa que salió: no se rompía mientras la manejaba y el gusto resultó ser bien equilibrado.

Ingredientes (para unas 12-14 tartaletas):
250 g de harina
125 g de mantequilla fría, cortada en cubitos
80 g de azúcar
1 huevo
cáscara rallada de 1 limón o de 1/2 naranja
1 pizca de sal
Mermelada de frutos del bosque o la que más os guste

Preparación:
Mezclar la harina con azúcar, sal, huevo, mantequilla en cubitos pequeños, cáscara rallada de limón o naranja; trabajar con las manos el menor tiempo posible (sólo si es necesario, añadir poca harina para que no se os pegue a las manos), hacer una bola, envolverla en film y a descansar en la nevera 30 minutos.

Encender el horno a 175º C. Dividir la masa en un trozo grande y uno pequeñito (pequeñito porque sólo servirá para hacer las flores, estrellas, corazones, etc. para decorar las tartaletas).
Espolvorear un poquito de harina en la encimera; estirar el trozo grande hasta obtener un grosor de unos 5 mm y cortar círculos con un cortador redondo con circunferencia un poco más grande que vuestros moldes de cupcakes.
Con delicadeza, poner los círculos obtenidos en los moldes y ajustarlos con los dedos. Pinchar la base con un tenedor, cubrir con una cápsula de cupcake de papel llena de legumbres y hornear por 6-7 minutos.

Mientras tanto, estirar el trozo de masa pequeño hasta un grosor de unos 4-5 mm y cortar flores, corazones, tiras, estrellas, etc.
Sacar la bandeja del horno, retirar las cápsulas con legumbres y poner una capa de mermelada en cada tartaleta. Decorarlas con las flores, estrellas, etc. y hornear por otros 15 minutos (o hasta que las tartaletas estén doraditas).


Si no tenéis la bandeja de metal o de silicona, podéis usar las cápsulas de papel (lo he probado y van muy bien). 
Si sólo tenéis la bandeja de metal, hay que engrasarla bien, porque la masa, durante la cocción, tiende a agarrarse a ella con uñas y dientes y, luego, sacar de allí las tartaletas podría ser una misión, si no imposible, bastante difícil y peligrosa, jejeje.

¡A disfrutar de la meriendaa!


domingo, 3 de noviembre de 2013

Tarta Tenerina



El otro día estaba pensando en las recetas dulces que he publicado hasta ahora y di un salto cuando caí en que nunca, pero que nunca os había hablado de La Tenerina... la llamo así, con "L" y "T" mayúsculas, porque no es una tarta cualquiera...es una tarta mágica: por su textura, por su gusto, por su olorrr y por todos los recuerdos que me trae.

Gracias a la receta de una amiga de mi madre, empecé a hacer esta tarta hace muuuchos años y, ya que les gustaba muchísimo a mis amigos, la hacía muy a menudo...tan a menudo que creo que la asociación "Giulia-Tenerina" quedó grabada para siempre en su memoria, jejeje.

La verdad sea dicha: nunca me ha salido guapa. Como podéis ver en las fotos, parece una pista de skateboard...pero si no tenéis que participar en un concurso super profesional de pasteles, os recomiendo probar esta receta...no sólo por el gusto muy bueno de la tarta, sino también por la experiencia que viviréis en la cocina mientras haréis el pastel.

Bueno, intentaré explicarme mejor mientras os cuento la receta:

Ingredientes:
200 g de chocolate negro para fundir
4 huevos
4 cucharadas rasas de maizena (harina fina de maíz)
100 g de mantequilla
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de bicarbonato de sodio

Procedimiento:
Encender el horno a 155º C.
Cortar el chocolate en trozos de unos 3 cm y derretirlo junto con la mantequilla; si queda muy muy espeso (casi duro), añadir un chorrito de leche.
Esta operación se puede hacer a bañomaría o al microondas. Si usáis el segundo método, usar potencia baja y mezclar de vez en cuando.
Empezaréis a notar unas ganas increíbles de probar esa masa cremosa, brillante y olorosa, pero tener paciencia...ya vendrá el "momento dedo".


Batir las yemas con el azúcar, añadir la maizena, el compuesto de chocolate-mantequilla, el bicarbonato y, finalmente, las claras batidas a punto de nieve. Cuidado con estas últimas: hay que incorporarlas lentamente, mezclando con una espátula, con movimientos suaves, de abajo hacia arriba.

Mientras lo hagáis, acercar el oído al bol...notaréis como suena vuestra masa...de verdad, no estoy loca, ¡¡probarlo!!
Y, de paso, no os perdáis el olor...madre mía, todavía me parece tener el bol delante de la nariz.

En fin...¡sigamos! Untar y enharinar un molde redondo (de 26 o 28 cm) y verter la masa. Hornear por 25-30 minutos.
(¡¡Ahora, ahora!! El bol con los restos de compuesto es todo para vuestro dedo, jeje).

Ahora viene lo difícil. La Tenerina es una tarta que debe quedar húmeda por dentro; de ahí su fantástica textura y su nombre (tenerina= muy tierna). Para conseguirlo, hay que vigilar que la temperatura del horno no sea alta y cuando hayan pasado 20 minutos, pincharla con un palillo para comprobar la cocción. El palito NO debe salir seco, sino deben quedar pegadas unas migas húmedas.

Si todavía sale cubierto de compuesto cremoso, no saquéis la tarta, significa que necesita más cocción.
Si sale seco, no pasa nada...tendréis un buenísimo bizcocho de chocolate; la próxima vez, bajar la temperatura o disminuir el tiempo de cocción.
No os preocupéis, ¡¡es cuestión de cogerle el truco y ya veréis qué fácil!!

Dejar enfriar la tarta y espolvorear con azúcar glass. Si queréis, usar una plantilla o una puntilla para hacerla más bonita.
Bueeeeno, no queda que cortaros un trozo y disfrutar de vuestra mágica Tenerina.... ;)

Aprovecho para dar las gracias a los seguidores de Cook and Craft Lab en Facebook, que ya son más de 100, ¡¡yuppiiiiiii!!


miércoles, 23 de octubre de 2013

Tarta sbrisolona

¡Hola!

La sbrisolona es un postre originario de la ciudad de Mantova y muy popular en todo (o casi) el Norte de Italia. Como podéis ver, su apariencia es bastante rústica y no muy bonita, pero la tarta es tan rica que en 24 horas mi maridín y yo ya nos hemos comido la mitad... =)

Su nombre viene de "brìsa", que en dialecto de Mantova quiere decir "miga". Efectivamente, es una tarta que crea muchas migas en cuanto se corte o se rompa un trozo con las manos.

La receta es de la revista "La Cucina del Corriere della Sera", la mejor revista de cocina que he leído nunca (hasta ahora): salía una vez al mes, indicando los productos de la temporada y unas simples y buenas recetas (tradicionales y también más originales) para aprovecharlos al máximo.
En fin, hablo demasiado...vamos a ver la receta.



Ingredientes:
200 g de harina blanca
200 g de harina de maíz
200 g de almendras peladas crudas
2 yemas
200 g de azúcar
1 bolsita de vainillina (o aroma de vainilla)
cáscara rallada de 1 limón
200 g de mantequilla
mantequilla o aceite y harina para untar el molde

Procedimiento:
Encender el horno a 180º.
Trocear las almendras peladas (cuidadoo, tienen que quedar en trocitos, no en polvo), ponerlas en un bol con las dos harinas, las yemas, el azúcar, la vainillina y la cáscara de limón rallada.
Unir la mantequilla en cubitos y amasar rápidamente, intentando NO formar una masa uniforme, sino dejando pequeños grumos. Dejar caer la masa (sin aplastarla) en un molde untado y enharinado anteriormente; el mío es de 28 cm de diámetro.
Hornear la sbrisolona por 30-40 minutos, o hasta cuando la superficie resulte bien dorada y crujiente.
Sacarla del horno y dejarla enfriar, antes de servir.
La receta original aconseja espolvorear la tarta con azúcar glass, ¡pero a nosotros nos encanta sin!

A disfrutar de la meriendaa ;)


miércoles, 9 de octubre de 2013

Salami de chocolate

¡Buenas!
¿Os acordáis de las galletas a base de pasta frolla, cuya receta pertenece al "Manual de la Abuela Pato"?
A que estaban buenas...
Pues hoy quiero compartir otra receta del mismo manual: la de un postre que me gustaba mucho hacer y comer cuando era niña...bueeeno, sí, ¡no sólo de niña...! =) Se trata del salami (o salame, en italiano) de chocolate, muy popular en mi tierra, super fácil y divertido de hacer, ya veréis.


Ingredientes:
200 g de galletas tipo Flora (o María...pero mejor Flora)
125 g de mantequilla (blanda, a temperatura ambiente)
75 g de cacao en polvo
3 cucharadas de azúcar
2 yemas



Procedimiento:
Romper las galletas con el fondo de un vaso hasta que queden en pedacitos.
Con una espátula, mezclar la mantequilla, hasta obtener una crema. Añadir el azúcar, las yemas y el cacao. Agregar las galletas y volcar la mezcla sobre la mesa. Ahora, para extrema diversión de los peques, mayores, o quienquiera que esté cocinando, atacar el compuesto con las manos y mezclar bien. Si éste resultara demasiado seco, añadir un poco de leche.

Modelar la masa en forma de salami, envolverlo en papel de aluminio y ponerlo en la nevera por, al menos, 3-4 horas, para que endurezca.
Una vez solidificado, cortar en lonchas y disfrutarrr.

Nota: para hacerlo más realista, hay alguien que, antes de servir el salami, lo hace rodar en azúcar glass. Lo he probado la última vez que hice el salami y el efecto es mono (ver foto siguiente) pero me pareció demasiado dulce. En fin, lo prefiero sin...piel (...jaaajaja...).

...¡Qué disfrutéis del postre! ;)


martes, 11 de junio de 2013

Huele a brioches

¡Hola!

Hace tiempo colgué la receta de unos pan brioches con chocolate...ohh, muy ricos, pero últimamente he estado experimentando más recetas de brioches, porque quería obtener algo que fuera menos "pan" y más "brioche".



He probado la receta de Le Sorelle Simili, que parece ser muy popular en Internet; aquí está para los que quieran.
Resultado: unos brioches super suaves y perfumados, como nubes. El problema fue que, en el momento en que se enfriaron, se acabó el hechizo...y aunque los calentara, la textura no volvió a ser la misma. De todas formas, ¡¡no estaban mal eh!!

Luego experimenté otra receta, muy distinta, sin masa madre y poniendo leche en cambio de agua. Esta receta permite preparar los brioches rápidamente, y dejarlos reposar durante toda la noche, para cocinarlos por la mañana (super cómodo). Aquí tenéis la receta original. He añadido la cáscara de naranja rallada, que les da un perfuuuumeeee...
Resultado: el "efecto nube" no se ha repetido, pero han quedado más buenos que los anteriores. Además, recién hechos o una vez fríos y recalentados, ¡quedan igual de ricos y perfumados!



Debo decir que, por unanimidad, mis compañeros de trabajo votaron por los brioches hechos con esta última receta...menos trabajo y mejores resultados...así que, ¡me quedo con ella seguro! =)
Tú, receta para "efecto nube duradera"...sé que estás por ahí......ya te encontraré......mbbbuaajajaja....



Mientras tanto...

Ingredientes:
260 g de harina de fuerza
260 g de harina blanca normal
180 g de leche
120 g de mantequilla
2 huevos grandes + 1 huevo para pincelar
100 g de azúcar
cáscara de 1/2 naranja rallada
1 bolsita de vainillina (o aroma de vainilla)
15 g de levadura fresca
1 cucharadita de sal

Procedimiento:

Por la noche, hacia las 20-21h:
Mezclar la levadura con un poco de leche tibia (cogida de los 180g).
En un bol, unir la harina, la leche, el azúcar, el aroma, la cáscara de 1/2 naranja rallada, los 2 huevos y el compuesto de levadura. Mezclar con los garfios de la batidora o con una espátula, si tenéis paciencia. Añadir la mantequilla y la sal y mezclar.

Volcar la masa sobre la mesa y acabar de amasar: el compuesto será super pegajoso, pero que no cunda el pánico, ¡es normal! Hay que ir añadiendo algo de harina poco a poco, hasta que deje de pegarse a los dedos o a la mesa (he pesado la que añadí la última vez y eran 25 gramos, pero depende de la harina, del tamaño de los huevos, etc.). Dividir en 2 partes.
Estirar cada trozo con el rodillo, dándole forma circular, hasta conseguir un grosor de 1/2 cm aprox.
Con un corta pizza, cortar el circulo por la mitad y cada mitad en 5 triángulos iguales.

Coger un triángulo, apoyarlo sobre la mesa y alargarlo delicadamente con los dedos. Enrollar empezando desde la base hasta la punta, que debe quedar debajo del brioche, para que no se levante durante la cocción. Cerrar un poco los extremos para hacer la forma del croissant.

Poner los brioches bien separados en la bandeja del horno, forrada de papel vegetal. Poner la bandeja en el horno apagado, dejando reposar toda la noche. En la parte baja del mismo, introducir un recipiente con agua, para mantener la humedad.



A la mañana siguiente:
Levantarse, ir a la cocina, sacar la bandeja del horno y encenderlo a 175-180º C...depende del horno...la receta original dice a 190º-200ºC, ¡pero para el mío es demasiado!
Ir al lavabo, vestirse...volver a la cocina. El horno ya estará en temperatura. Pincelar delicadamente los brioches con un huevo entero, batido ligeramente y cocer por 12-15 minutos aprox.
Gozar del olor a pastelería que invade vuestra casa ¡y comer!

NOTA: una vez fríos (y si no os los zampáis todos en seguida, claro), recomiendo congelar los brioches en bolsitas. Descongelados y calentados unos segundos al micro quedan igual de buenos (¡¡lo he probado!!).

domingo, 19 de mayo de 2013

Tarta de Santiago




Hola,

Vaya día... nubes, lluvia....algún rayito de sol...y otra vez lluvia, nubes... en fin, habrá que combatir el mal tiempo con muchas manualidades y una buena tarta, ¡claro!

Ahí va una recetita super fácil y rápida para hacer la delicada tarta de Santiago, postre tradicional gallego a base de almendras. Cuando hace años busqué la receta, me encontré con versiones muy diferentes...no sé si ésta sea la original, pero me gusta muchísimo, porque la tarta queda tierna y húmeda por dentro y para nada seca.



Ingredientes:
200 g de almendras molidas
200 g de azúcar
4 huevos
cáscara de 1/2 limón rallada (optativo)

Procedimiento:
Encender el horno a 170º C. Batir bien los huevos con el azúcar, hasta que su volumen duplique. Añadir, mezclando con suavidad, las almendras molidas y, si se quiere, la cáscara de 1/2 limón rallada (sin ésta la tarta sale buenísima también). Verter la masa en un molde de 26-28 cm, forrado con papel vegetal. Hornear por 20-25 minutos. 

Atención: dependiendo del horno, podría ser necesario bajar la temperatura a 160º C. Por si acaso, ¡¡recomiendo echarle un ojo al color de la tarta de vez en cuando!! La temperatura también es importante porque, si es demasiado alta, puede hacer que la superficie de la tarta se cocine demasiado rápidamente y al enfirarse el pastel, queden algunas grietas en la misma. 

Cuando esté totalmente fría, apoyar encima la cruz de cartulina y espolvorear con azúcar glass. Con cuidado, quitar la cruz, admirar por unos instantes y comeeerrr.
Si queréis, podéis descargar e imprimir la cruz clicando aquí.



¡Buen provecho!

miércoles, 27 de marzo de 2013

Pastel de chocolate y peras



Buenas,

Oficialmente, ya estaríamos en primavera pero, aquí al menos, al invierno le está costando irse... pues nada, ¡no hay más remedio que encender el horno!

Hoy os propongo un postre súper buenísimo y fácil de hacer. La receta es de Anna Moroni, presentadora de un programa de cocina italiano.
...Sólo pensando en el nombre se me hace la boca agua...crostata (pastel) de chocolate y peras... chocolate... peras... ñam. Pero empecemos ya.

Ingredientes:
300 g de harina
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de levadura para postres
3 yemas (huevos L)
150 g de mantequilla (sacarla con antelación, para que esté blandita)
cáscara rallada de 1 limón
2 peras medio-pequeñas
10-15 amaretti (podéis encontrarlos en tiendas de alimentación italianas, o bien sustituirlos con otro tipo de galleta o pan rallado; no se puede evitar, algo hay que poner para absorber el líquido de las peras)
100 g de chocolate negro para fundir


Preparación:

Ante todo, vamos a hacer la pasta frolla. Con un batidor (o batidora a baja velocidad), trabajar la mantequilla con el azúcar. Añadir las yemas y la cáscara de limón. Unir la harina, la levadura y amasar con las manos súper rápidamente, hasta obtener una bola lisa y brillante. Dejar en la nevera 30 minutos.

Mientras tanto, trocear el chocolate, pelar y cortar las peras en lonchas finas y reservar. Encender el horno a 175º C.

Coger 3/4 de la masa y estirarla encima de una hoja de papel de horno. Transferir el papel en un molde redondo, de 26 cm y "ajustar" los bordes del pastel: deben tener unos 3 cm de altura.
Machacar las galletas, distribuirlas en la base y colocar las peras encima, uniformemente.



Con el resto de la masa, formar muchas bolitas y apoyarlas sobre las peras. Completar con el chocolate.
Doblar un poco los bordes del pastel hacia dentro y hornear por 30 minutos aprox.

La crostata nos miraba desde su rejilla y nos decía: "vamos, cómeme...cómeme..." Pues, no pudimos esperar a que se enfriara del todo antes de cortarnos el primer trozo, así que el chocolate todavía estaba un poquito derretido...irresistible...


domingo, 10 de febrero de 2013

Crostoli



¡Hola!

No sé si nunca lo había mencionado, pero soy de una ciudad que está bastante cerca de Venecia. En esa zona, durante el Carnaval, no pueden faltar las máscaras, los confetis y, por supuesto, los crostoli (también llamados chiacchiere, frappe, bugie, cenci o galani).
Son dulces más o menos rectangulares, muy muy finos, friables y...¡¡adictivos!!

Ahí va la receta.

Ingredientes:
250 g de harina
1 huevo
50 g de mantequilla (blanda)
2 cucharadas de azúcar
4 cucharadas de marsala o ron blanco
cáscara de un limón rallada
una pizca de sal
azúcar glass para espolvorear

Preparación:
Machacar un poco el azúcar con la cáscara de limón rallada, para que se mezclen bien.
Añadir los demás ingredientes (excepto el azúcar glass), según el orden que se prefiera.
Amasar con las manos, hasta obtener una bola lisa y homogénea. Si la masa resultara demasiado seca, añadir poca agua.



Bien, ahora es el momento de estirar la masa.
Si tenéis "nonna papera", es decir, la máquina de la pasta, coger una parte de la masa y, mientras trabajéis con ésta, reservar el resto en la nevera, envuelto en film.
Estirar la masa hasta el número 6, cortar en rectángulos y hacer un corte en el medio.
Freír los crostoli muy rápidamente (algunos segundos por lado) en una sartén, sacar con unas pinzas y dejar enfriar en un plato con papel de cocina, que absorberá el aceite en exceso.
Cuando estén fríos, espolvorear con azúcar glass.

Si no tenéis "nonna papera", estirar la masa lo más fina que podáis. Esto hace que los crostoli resulten crujientes y hagan muchas deliciosas burbujas.

¡Buen provecho y a disfrutar del Carnaval!


domingo, 3 de febrero de 2013

Pan di stelle

Otro finde, ¡otras galletas!
Ya no nos quedan gocciole, así que ahí va otro intento de réplica. Esta vez se trata de galletas de chocolate y avellanas, llamadas "Pan di Stelle".


Encontré la receta aquí, pero he modificado un par de cosas; aunque entiendo que la masa tiene que ser harinosa, la primera vez que probé la receta, esa me resultó absolutamente imposible de trabajar...no había manera de amasarla, ni de estirarla...y de mantener la calma, ni os cuento =)
No resultan iguales a las galletas originales, ¡pero el gusto es similar y están muy buenas igualmente!

Ingredientes:
500 g de harina
2 cucharadas de miel
45 g de chocolate negro para fundir
40 g de cacao en polvo
1 yema de un huevo grande
160 g de mantequilla
300 g de azúcar glass (no uséis el azúcar avainillado; si no tenéis del normal, hacerlo con la picadora)
40 g de leche
30 g de avellanas tostadas
1 bolsita de levadura para postres
azucarillos para decorar

Preparación:
Picar las avellanas con 3 cucharadas de azúcar glass, para obtener una harina. Añadir la miel y mezclar bien, hasta que el compuesto esté cremoso (yo hice trampa y añadí una gota de leche, porque me parecía demasiado harinoso).
Poner el chocolate en una taza, con un chorrito de leche y fundir al micro, potencia mínima, 40-50 segundos.

Montar la mantequilla con el resto del azúcar. Unir la crema de avellanas, la yema, la leche y el chocolate.
Luego, la harina, el cacao y la levadura. Mezclar bien y amasar como podáis.

Nota: no os desesperéis, no va a resultar una bola lisa y homogénea, tiene que ser muy ... "migajosa".
No obstante, deberíais poder estirarla sin grandes problemas. A veces se romperá, pero basta arreglarla un poquito con los dedos y listo.
No añadáis leche, ¡¡porque la consistencia de las galletas no sería la misma!!



Encender el horno a 180º C.

Estirar parte de la masa encima de una hoja de papel de horno, hasta obtener un grosor de unos 3-4 mm. Cortar las galletas con un cortapasta o un vaso y quitar la masa sobrante.
Transferir la hoja de papel sobre la bandeja del horno. Decorar las galletas con los azucarillos blancos, espolvorear con un poco de azúcar (normal) y hornear por 10-12 minutos.

Dejar enfriar completamente las galletas encima de una rejilla, antes de comerlas o guardarlas en una caja.

¡Qué aprovechen!


sábado, 26 de enero de 2013

Gocciole


Hola a todos,

Vivimos en España desde hace 4 años y una de las cosas que añoramos de Italia son galletas con gotas de chocolate (gocciole), perfectas para desayunar o merendar. Cada vez que vamos, volvemos cargados de paquetes, pero muy pronto se acaban...así que, ¡¡hay que hacerlas en casa!!
Ahí va la receta.

Ingredientes:
180 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
500 g de harina
2 huevos grandes (L)
100 g de azúcar blanco
100 g de azúcar moreno
100 g de gotas de chocolate
1 bolsita de vainillina (o aroma a vainilla)
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de sal

Preparación:
Encender el horno a 180º.
Con una cuchara de madera mezclar los huevos con el azúcar. Añadir la mantequilla y amasar con las manos. Unir vainillina, harina, sal y bicarbonato. Por último, añadir el chocolate y amasar bien, hasta obtener una bola lisa y homogénea.
Formar unas bolitas grandes como nueces, aplastarlas entre los palmos de las manos y distribuirlas sobre la bandeja del horno, cubierta por una hoja de papel horno.
Hornear por 15-17 minutos y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.
Al momento de sacar las galletas del horno, tienen que estar paliduchas y bastante blandas; enfriándose, se ponen crujientes.

Ala, ¡a merendar! ;)



domingo, 13 de enero de 2013

Brioches de Paris au chocolat



Buenos días,

Esta mañana me he despertado temprano...fuera estaba tan nublado y tristón que me han dado ganas de encerrarme en la cocina y preparar un desayuno para alegrar el día...ingrediente básico y obligatorio en estas ocasiones: ¡CHOCOLATE!




Me acordé de una receta de pan brioche que probé hace tiempo (encontráis la fuente aquí), así que la he vuelto a hacer, pero añadiéndole un relleno de maravilloso chocolate negro...

Ingredientes (para 6 pan brioches):
1 huevo
1/2 cubo de levadura o 1/2 bolsita de levadura seca
100 ml de leche
25 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
50 g de azúcar
275 g de harina
1 pizca de sal
1 huevo para pintar los brioches.

Para el relleno:
100 g de chocolate negro para fundir
10 g de azúcar (si lo queréis más dulce, añadir más)
10 g de mantequilla
1 gota de leche

Preparación:
Calentar la leche en el micro hasta que esté templada y deshacer dentro la levadura.
En un bol, poner el azúcar, la sal, 225 g de harina (reservar el resto) y el huevo ligeramente batido. Añadir la leche con levadura y mezclar con los garfios de la batidora por 3-4 minutos. Añadir la mantequilla en trocitos y los restantes 50 g de harina. Amasar por otros 3-4 minutos, hasta obtener una masa elástica y brillante.
Hacer una bola y ponerla en un bol engrasado con aceite y tapado con film. Dejar reposar una hora (o hasta que su volumen duplique).

Mientras, preparar el relleno: trocear un poco el chocolate y ponerlo en la trituradora, con el azúcar, la mantequilla y una gota de leche; accionar por algunos segundos, hasta obtener la consistencia deseada (yo la he dejado de manera que cuando comas el brioche, de vez en cuando, te puedas topar con algún trocito de chocolate).

Cuando haya transcurrido una hora...
Engrasar unos moldes para magdalenas con un poquitín de mantequilla.
De la masa hay que sacar 12 trocitos, aprox. del mismo tamaño.
Coger dos, formar dos bolitas y estirarlas con el rodillo. Esparcir en cada rectángulo un poco de relleno, poner uno encima del otro y enrollar.
Hacer lo mismo con los demás trocitos y poner cada rollito en un molde. Cubrir con una trapo y dejar levar, hasta que dupliquen su volumen.
Cuando estén gorditos, pintar la superficie con huevo batido y meter en el horno a 175ºC por unos 15-17 minutos.
Sacar y dejar enfriar...o templar, al menos =)...encima de una rejilla.

Bon appetit!

Y éstos son los brioches de Paris sin chocolate, que hice la otra vez...¡¡sólos o untados con mermelada están riquísimos!!


martes, 18 de diciembre de 2012

Sugerencias

¡Hola!

En estos últimos días he estado super liada con las manualidades navideñas y no he podido publicar nada...además, antes del 25 de diciembre...¡¡no podré desvelar lo que he estado haciendo!! =)

Así que, mientras, os recomiendo un par de enlaces:

¡¡Saludos y Felices Fiestas!!

lunes, 22 de octubre de 2012

Tartelette della nonna

Traducción: fragante pasta frolla rellena de deliciosa crema y enriquecida por delicados piñones y azúcar glass...en fin, más rico...



La siguiente es la receta, copiada de una bolsita de levadura:

Ingredientes (para una tarta de 26 cm o 5 tartaletas):

Para la masa:
300 g de harina
150 g de azúcar
1 pizca de sal
1 huevo
150 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
1/2 bolsita de levadura para postres
1 bolsita de vainillina (o aroma a vainilla)
cáscara rallada de 1 limón

Para la crema y la decoración:
1/2 l de leche
4 cucharadas de maizena o fécula de patatas
6 cucharadas de azúcar
2 yemas
azúcar glass y piñones

Preparación:
Mezclar la harina con azúcar, sal, huevo, mantequilla en cubitos pequeños, cáscara de limón rallada, vainillina y levadura tamizada; trabajar con las manos el menor tiempo posible, hacer una bola, envolerla en film y a descansar en la nevera 30 minutos.
Mientras esperáis, preparar la crema: calentar la leche a fuego bajo, sin que hierva; en un bol, batir los huevos con el azúcar y, luego, añadir poco a poco la maizena. Verter la leche en hilo y mezclar con batidor.
Poner todo en una olla y cocer a fuego bajito hasta que se forme un velo sobre la cuchara (más o menos dos minutos desde que empiece a hervir).

Para la tarta de 26 cm:
Sacar la masa de la nevera, coger 2/3 y guardar la restante. Estirarla para que tenga un grosor de 1/2 cm y ponerla en el molde (si tenéis uno desmoldable, podéis estirar la masa directamente sobre el fondo). Dejar un borde que tenga 3 cm de alto.
Agujerear con el tenedor, verter la crema, doblar el borde hacia dentro y pintarlo con un poco de agua para "pegar" la cobertura de la tarta.
Sacar la tercera parte de masa de la nevera, estirarla y, ayudándoos con el rodillo, apoyarla con cuidado encima de la tarta. Cerrar bien los bordes, si necesario, con un poco más de agua. Agujerear la superficie y distribuir encima unos piñones.
Cocer a 175º C por 30-35 minutos. Cuando esté fría, espolvorear con azúcar glass.

Para hacer tartaletas, seguir el mismo procedimiento, pero dividiendo las partes de masa para base y para cobertura en 5 trozos cada una. Cocción: 20-25 minutos a 175º C.