Mostrando entradas con la etiqueta pasta. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pasta. Mostrar todas las entradas

lunes, 31 de agosto de 2015

Pasta fresca (sin huevo) con migas



Aún me quedan unos días de vacaciones (yuhuuuu) y, a parte de dormir mil millones de horas, estoy aprovechando el tiempo libre también para buscar nuevas recetitas inspiradoras en libros y en la Web.

El otro día me topé con un plato típico de la Toscana: pici con le briciole, que es un tipo de pasta fresca (sin huevo), condimentado con migas de pan. Es un plato sencillo, pero debo confesar que realizarlo fue muy divertido y el resultado, gracias al contraste entre texturas, gustoso y sorprendente.

Pero pasemos a la receta...

Ingredientes:

Para la pasta:
300g de harina (la ideal sería la 000), o "harina panificable")
1/2 taza de agua aprox (depende de la capacidad de absorción de la harina)
1 pizca de sal
Sémola de trigo

Para las migas:
50 g de pan duro, reducido en migas
2 dientes de ajo
Pecorino (u otro queso curado, si no lo encontráis)
Aceite de oliva extra virgen
Sal y pimienta negra

Preparación:
Para preparar la pasta, colocar la harina en forma de volcán y en el centro verter un poco de agua tibia con una pizca de sal disuelta anteriormente. Mezclar con un tenedor, cogiendo harina poco a poco de las paredes del volcán; cuando ya no quede agua, trabajar la masa con las manos durante unos 10 minutos, añadiendo agua tibia si necesario, hasta obtener una masa homogénea.
Hacer una pelota, tapar con film y dejar reposar media hora.



Estirar la masa hasta 1 cm de grosor y cortar tiras de 1 cm de ancho aprox.



Hacer rodar cada tira bajo los palmos de la mano, para formar unos espaguetis gorditos, como se ve en este vídeo:


Un consejo, para los que como yo nunca han hecho pici y que, al principio, para hacer uno nos podemos tirar minutos: mientras trabajamos una tira, mejor tapar el resto de la masa con un trapo húmedo, para evitar que se seque en exceso.



Dejar los pici en una bandeja espolvoreada con sémola de trigo.



Bien. Ahora es el momento de poner agua a hervir y de coger una sartén grande, donde se dorarán los ajos enteros con 4-5 cucharadas de aceite.
Retirar los ajos y echar las migas; dejar sofreír unos minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que estén doraditas. Salpimentar.

Cuando el agua esté burbujeante, salar y echar la pasta. Escurrir los pici al dente y verter en un bol. Condimentar con un hilo de aceite, añadir las migas y el pecorino rallado.

Buon appetitooo ;)

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Tortelli de calabaza




Damas y caballeros, oficialmente estamos en otoño. Y, para darle la bienvenida, hoy quisiera compartir una receta especial, a base de un delicioso ingrediente otoñal: tortelli de calabaza.

Se trata de un tipo de pasta rellena, tipico de algunas zonas de Italia: la de Ferrara, Mantua y Reggio Emilia. De una zona a otra (y de una abuela a otra) los ingredientes y las dosis varían un poquito...hay quien le pone mostaza, un huevo, pan rallado....

Después de haber leído unas cuantas recetas, he intentado basarme en las más sencillas y, a continuación, os presento mi versión.

Ingredientes:

Para la pasta (2 personas):
200 g de harina
2 huevos medianos (a temperatura ambiente)
1 pizca de sal

Para el relleno:
500 g de calabaza (la pulpa cocinada pesa 300 g aprox.). La que he usado es la " calabaza cacahuete".
20 g di amaretti molidos (son crujientes galletitas de almendra; se encuentran en tiendas de alimentación italianas)
20 g di parmesano rallado
una rallada de nuez moscada
1 pizca de sal

Para condimentar:
una nuez de mantequilla
abundante parmesano rallado

Procedimiento:

Relleno:
Abrir la calabaza, limpiarla de las semillas y de los hilillos; cortarla en trozos. Poner estos últimos en una fuente forrada con papel de hornear y cocer en el horno a 170º, por una horita. La calabaza estará lista cuando podréis pinchar la pulpa con un tenedor, sin hacer esfuerzos.



Cuando hayáis sacado la calabaza del horno y ésta esté tibia, separar la pulpa de la cáscara usando una cuchara o un cuchillo. Chafar la pulpa con un tenedor o con el minipimer, añadir el parmesano, los amaretti molidos, la nuez moscada y la sal (¡muy poca!). Mezclar y reservar.

Si el relleno resultara aguado:
1. Que no cunda el pánico. Añadir poco parmesano y ver si la situación mejora. Hay quien le añade pan rallado, pero atención porque, si se exagera, el relleno podría resultar duro después de la cocción.
2. La próxima vez, mejor si usáis una calabaza de otro tipo.

Para la pasta:
Verter la harina sobre la mesa y ponerla en forma de volcán. En su interior, poner los huevos y la sal. Con un tenedor, revolver los huevos, cogiendo, poco a poco, harina de los lados. Luego, amasar con las manos, desde el exterior hacia el interior, hasta que toda la harina se haya absorbido y obtengáis una masa lisa.

Si la masa resultase demasiado dura o no absorbiese tooooda la harina:
Añadir un par de cucharadas de agua tibia y seguir amasando, hasta obtener una bola compacta y lisa.

Tapar con un bol y dejar descansar de media hora a una hora.


Después del descanso, extender parte de la masa en una lámina fiiina, pero sin pasarse (con mi máquina de la pasta he llegado al número 6); mientras tanto, tapar la pasta que no se usa con el bol, para que no se seque.
Cortar la lámina así obtenida en cuadrados de 6x6 cm aprox. y colocar, en el centro de cada uno, una pequeña nuez de relleno.



Doblar la lámina para formar un triángulo y sellar bien los bordes. Poner el triángulo alrededor de un dedo y chafar las dos puntas para unirlas y dar forma al tortello.



Mientras se hacen, colocar los tortelli sobre una superficie enharinada.



Calentar una olla con abundante agua. Cuando esté hirviendo, echar sal gorda y dejar caer 10-15 tortelli. Mezclar y cocer de 6 a 10 minutos (eeeeehhh no se puede concretar más, depende del grosor de la pasta y de cuánto tiempo los tortelli hayan esperado sobre la superficie enharinada). ¿Cómo saber si están listos? No hay más remedio que probar uno.
Sacarlos del agua con la cuchara escurridora y ponerlos en un bol con una nuez de mantequilla.
Seguir con la cocción de los demás tortelli (10-15 cada vez).
Servir con abundante parmesano.

Si sobrara relleno:
Se puede usar para condimentar una pasta seca corta...o para rellenar unos vol-au-vent...una quiche...¿¿más consejos??



Con esta receta participo en el contest "Pastissima" de Chezuppa.it

viernes, 2 de agosto de 2013

Pesto a la genovesa



Hasta ahora, siempre había hecho pesto de manera tradicional, machacando en el mortero primero el ajo con la sal, luego, poco a poco, las hojas de basilico (frotándolas con amor contra las paredes del mortero), los piñones, el parmesano y, finalmente, el aceite...sí, sale muy rico y, al final, ¡¡qué satisfacción!! Pero, la verdad, es un procedimiento muy laaaargo y pesado que, con el minipimer y unos truquillos, nos podemos ahorrar.


Ingredientes (para 4-5 porciones de pasta):
50g de basilico (el de hoja grande)
30g de piñones
50g de parmesano rallado fino
100g de aceite de oliva extra virgen
1 pizca de sal gorda
1/2 de diente de ajo, sin germen

Procedimiento:
Ante todo, hay que saber que si el basilico se calienta demasiado mientras se tritura, la salsa quedará fea, sin perfume, oscurísima y amarga...sí, un desastre total.

Para mimar a nuestro basilico y para que la salsa no se estropee, se pueden seguir un par de consejos. El primero consiste en poner el vaso del minipimer, su cuchilla y el ajo (pelado y privado del germen) en el congelador, por 10 minutos.
Mientras esperáis, limpiar el basilico (sólo las hojas, no tiene que haber tallos); segundo consejo: limpiar las hojas con un trapo húmedo, pasándolo con delicadeza sobre las mismas, con cuidado de no aplastarlas o frotarlas con fuerza.
Rallar el parmesano y pesar los demás ingredientes.

Sacar el vaso, la cuchilla y el ajo del congelador. Poner en el recipiente todos los ingredientes y triturar por el menor tiempo posible: en un minuto o menos el pesto debería estar listo ya. Tercer consejo: mejor triturar de forma intermitente, con pausas de algunos segundos.
Probar un poquito y, según vuestro gusto personal, ajustar de parmesano, piñones, aceite...

Más notas:
  • Cómo conservar el pesto: se puede congelar (en porciones individuales es muy cómodo) o conservar en la nevera algunos días, en un recipiente cerrado.
  • ABSOLUTAMENTE PROHIBIDO CALENTAR el pesto. Se añade frío a la pasta caliente, poniéndolo en el fondo del bol o plato en el cual condimentéis la pasta.
Buon appetito!!



domingo, 26 de mayo de 2013

Pasta con calabacín y crema de brie

Buenas tardes,

La semana pasada me entraron ganas de experimentar una nueva salsa para pasta y el resultado fue:
farfalle con calabacín, bacon y crema de brie (habría usado speck, pero no tenía, grrr...). A que suena bien...



Aquí tenéis la receta:

Ingredientes (para 2 personas):
160-170 g de pasta (depende del hambre, jeje)
1/2 echalote o 1/2 cebolla pequeña
80 g de brie
30 g de bacon ahumado o speck en lonchas de 1/2 cm aprox.
1 calabacín pequeño
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de leche
sal, pimienta

Procedimiento:
Poner agua en una olla a calentar, para la pasta.
Preparar los ingredientes: picar el echalote, cortar el calabacín en rodajas muy finas, el bacon en tiritas y el brie (sin corteza) en cubos.

En una sartén, sofreír el echalote con el aceite por uno o dos minutos y echar el calabacín; tapar y dejar cocer 8 minutos (si se seca demasiado, verter poca agua). Añadir el bacon y cocer otros 5 minutos. Condimentar con sal y pimienta y reservar.
Salar el agua y echar la pasta. En otra sartén, calentar el brie a fuego bajo, añadir la leche y mezclar hasta que el queso esté fundido y haya creado una cremita espesa y perfumada...
Escurrir la pasta un minuto antes y saltearla en la sartén del calabacín. Añadir la crema de brie y servir. Si se quiere, se puede añadir parmesano rallado...¡queda muy bien!

Buon appetito!



domingo, 7 de abril de 2013

Salsa de brócoli para pasta

Esta semana he acumulado bastante verdura en la nevera...¡así que hoy tocaba cocinar!
Además, no nos quedaba pan...aaaahhh, no puede serrr... pues, he aprovechado para probar una nueva receta... ¡pero ésta es otra historia!

Entre la verdura acumulada, tenía un brócoli, que es una gran fuente de vitaminas y antioxidantes. Puede que a algunos niños (y adultos también...) no les haga mucha ilusión comerlo, pero es un alimento muy importante, así que vamos a hacer algo para hacerlo más apetecible.



Ésta es una recetita muuy fácil, para hacer una deliciosa y ligera salsa de brócoli...para niños y adultos gruñones y no gruñones.

Ingredientes:
1 brócoli (brécol)
2 dientes de ajo
aceite, sal y pimienta

Preparación:

Nota preliminar: yo uso la olla a presión para cocer el brócoli, pero se puede hacer con una olla normal
también, aumentando un poco el tiempo de cocción (hasta que el brócoli quede muy tierno).

Con unas tijeras, cortar las "cabezas" del brócoli y lavarlas bajo el grifo. Lavar el tallo también y, luego, cortarlo en trocitos. Poner todo en la cesta de la olla a presión, llenar de agua hasta cubrir el brócoli y cerrar; cocer por 3 minutos desde que la olla empiece a silbar.

Escurrir el brócoli y saltearlo en una sartén durante 2-3 minutos, con un par de cucharadas de aceite y 2 dientes de ajo enteros y pelados.

Quitar el ajo, poner el brócoli en el vaso del minipimer y triturar, hasta que quede una cremita espesa, sin esos malvados y horribles trozos de verdura.... =)

Salpimentar al gusto y listo. Si os gusta el queso, os aconsejo mezclar la salsa con la pasta y luego añadir una buena rallada de parmesano...ñam.