Mostrando entradas con la etiqueta pan. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pan. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de noviembre de 2015

Pan con harina de espelta y semillas



Hacía mil años que no hacía pan y justo ayer recordé que aún tenía harina de espelta de cuando hice las últimas galletas.
Así queee abrí todos los armarios para ver qué más tenía en casa y ya, a amasarrrr.

El resultado fue un pan bien rico y crujiente, con harina integral y las semillas que tenía por aquí: de lino, amapola y girasol.



Ingredientes:
350 g de harina integral de espelta
150 g de harina de fuerza
10 g de sal
25 g de levadura fresca
1 cucharada de miel
20 g de semillas de girasol
2 cucharaditas de semillas de amapola
1 cucharada de semillas de lino dorado
200-250 g de agua tibia (30º C)


Procedimiento:
Desmenuzar la levadura en medio vasito de agua tibia y mezclar, añadiendo la cucharada de miel.
En un bol, unir las harinas, la sal, las semillas y la mezcla agua-levadura-miel.
Añadir agua tibia poco a poco y amasar, hasta obtener una masa homogénea y elástica. Con mis harinas, puse unos 230 g de agua aprox.; pero cada harina tiene su poder de absorción, así que es mejor ir añadiendo líquido poco a poco.
Colocar la masa en un bol enharinado y tapar con un trapo húmedo. Dejar reposar en el horno apagado durante 45 minutos.

Amasar de nuevo y formar una bola. Colocarla en el bol, pincelarla con agua y espolvorear la superficie con más semillas (al gusto). Tapar y dejar reposar en el horno durante una hora.
Transcurrido ese tiempo, sacar el bol y calentar el horno a 200º C (la temperatura es indicativa, como siempre... depende de vuestro horno).

Cuando el horno llegue a temperatura, con mucha delicadeza, transferir la masa a la bandeja del horno enharinada y cocer durante unos 35-45 minutos. Echarle un ojo de vez en cuando para vigilar el color del pan ;)

Buon appetito.

















domingo, 19 de enero de 2014

Pan de masa dura



No sé vosotros, pero en nuestra casa a menudo nos quedamos sin pan...y muchas veces nos damos cuenta por la noche, o un domingo, cuando ya está todo cerrado...qué desastres. Pero hay un lado positivo: se pueden probar recetas nuevas, como la que voy a compartir ahora ;)

Esta receta de masa dura permite hacer un pan muy bueno, de manera sencilla y rápida, con un sólo ciclo de levado.
¿Raro? Sí, pero cierto. He probado la receta varias veces y siempre ha dado buenos resultados; ¡por todo esto, os la recomiendo!
Podéis encontrar la versión original en el blog de "Viva la focaccia" (uno de mis favoritos en cuanto a pan y pizza).



Ingredientes (para 4 bollos de unos 200g cada uno):
300 g de agua del tiempo
10 g de sal
30 g de aceite evo
550 g de harina 0
1 cubo de levadura fresca (25 g)

Preparación:
Disolver la sal en el agua, añadir el aceite y mitad de la harina y mezclar con la ayuda de una batidora con garfios (si no tenéis, con una espátula rígida). Añadir la levadura en trocitos y, poco a poco, el resto de la harina. Amasar con las manos unos 20-25 minutos, por lo menos.
Si tenéis amasadora, son 15 minutos.
Es muy importante amasar hasta obtener una bola lisa y muy uniforme, sin grietas. Cuando, por fin, tengáis algo así entre las manos, significa que vuestra masa está refinada. ¡¡Biennn!!

Sin dejarla reposar, dividirla en 4 trozos iguales y para cada uno seguir este procedimiento: con el rodillo, aplastar la pieza y luego enrollarla para obtener un cilindro.
Aplastar este último con el rodillo para formar una tira de 1-1,5 cm aprox de grosor. Enrollarla y obtendréis un bollo así:



Los pasos para dar forma al bollo se pueden ver en este vídeo.

Tapar con un trapo y dejar reposar 45-50 minutos.

Calentar el horno a 175º C (la receta original dice 180-200, pero para mi horno es demasiado).
Una vez caliente, hay que preparar los bollos: con cuidado, mover los bollos a la bandeja del horno, ligeraemnte enharinada. Luego, con un cuchillo afilado o una cuchilla, hacer un corte profundo en el centro de cada bollo. Para que la forma del pan salga bien, mejor hacer uno o dos cortes rápidos, como mucho (para ver un ejemplo de cómo hacerlo, mirar este vídeo). Meter los bollos en el horno, inmediatamente después de haber hecho los cortes.



Después de 5 minutos deberían empezar a abrirse y después de 20 ya podéis ver su forma final.
Cocer por 40 minutos en total (cuidado con los tiempos de cocción...cada horno es distinto y ¡os aconsejo echar un vistazo al color del pan de vez en cuando!).
Dejar enfriar en una rejilla.

Si no se devora todo en una sola comida, este pan puede durar un par de días, pero lo que hacemos nosotros, por comodidad, es, una vez frío, cortarlo en lonchas y congelarlo.

Si lo probáis, ya me diréis qué tal ;)


domingo, 21 de abril de 2013

Más galletas saladas



¡Hola!

Ayer probé una receta nueva, para hacer taralli. En Italia se conocen muy bien, se trata de galletitas saladas con aceite de oliva...qué puedo decir...entre dos nos hemos comido casi una bandeja entera sólo en la cena...me parece que han triunfado ;)
La receta es de una amiga de mi madre y llevaba las medidas en "vasos"; por comodidad, he pesado todos los ingredientes y allí van:

Ingredientes:
170 g de vino blanco (mejor si con gas)
100 g de aceite de oliva virgen extra
380 g de harina
3 g de sal (puse 2 y resultó ser poco)



Preparación:
Encender el horno a 170º C. Mezclar todos los ingredientes y amasar con las manos hasta obtener una masa lisa. Formar rollitos finos de unos 10 cm aprox. y cruzar las extremidades. Distribuir las galletas así formadas encima de la bandeja de horno, forrada con papel vegetal. Hornear por 20 minutos.
Los taralli deben quedar blancos así que, si tenéis horno de gas, poner la bandeja en la parte alta del mismo; si es eléctrico, en la parte baja.
¡Buen provecho!


lunes, 1 de abril de 2013

Crackers caseros



Buenas,

Acabamos de volver de vacaciones y, además de la nevera, también nuestro pobre armario de cocina está bastante vacío...es día festivo, ¡así que tenemos que apañarnos con lo que hay! Peeeero, no puede faltar un poco de pan.

Ésta es una receta muy fácil, con la que obtendréis crujientes crackers caseros en una media hora aprox. La receta original es ésta, está en inglés y con las medidas en tazas; la he traducido a gramos, con los que estoy más acostumbrada a trabajar.

Ingredientes:
260 g de harina
1/2 cucharadita de sal
1 cucharadita de levadura instantánea
155 g de agua
70 g de aceite de oliva
1 huevo batido ligeramente + 2 cucharadas de agua (o, en alternativa, un poco de aceite)
cobertura a vuestro gusto (romero, sal gorda, sésamo, etc.)

Preparación:
Encender el horno a 200º C. En un bol, mezclar la harina con la sal y la levadura. Añadir el aceite y el agua y  amasar, hasta obtener un compuesto homogéneo (blando y un poco pegadizo).

No necesita reposar, así que el paso siguiente será dividirlo en dos trozos y estirar cada uno sobre una hoja de papel de horno. Si se os pegara al rodillo, ayudaros con un poquitín de harina. Y si la hoja de papel no parara de moverse, podéis pasar un trapo húmedo en la superficie de trabajo y apoyar la hoja encima. Estirar bien, hasta que la masa quede bien finita y transferir el papel en la bandeja del horno.



Pincelar con la mezcla de huevo y agua (o, si preferís, con un poco de aceite...queda igual de bueno) y distribuir la cobertura que hayáis elegido. A mí me gusta poner romero y sal gorda, pero los crackers quedan igual de bien con sésamo o semillas de amapola. Bueno, ¡la cuestión es experimentar con las especias e hierbas que tengáis!

Con un cortador de pizza, cortar la masa en cuadrados. Hornear por 10-15 minutos, hasta que queden crujientes y dorados. Como siempre, la temperatura es indicativa, cuidado a que no pasen al tono marrón.
Dejar enfriar...o no ;)

PD: si no los devoráis todos en un día, se pueden guardar en una caja metálica o congelar en bolsas de plástico.


sábado, 16 de marzo de 2013

Espigas de pan


Buenas,

Por fin he encontrado una receta para hacer un pan que huele a pan, crujiente, que no sabe a levadura y, encima, ¡bonito!

El procedimiento para hacer este pan es un poco largo, hay que tener paciencia y más o menos 4-5 horas libres, pero la dificultad es muy baja y os animo a probar esta receta, ¡porque vale la pena!
La original está en italiano y la encontráis aquí.



Ingredientes:
500 g de harina 0 ó 1, que tenga buena absorción
320-350 g de agua
4 g de levadura fresca
10 g de sal

Preparación:
En un bol, echar la harina, verter 320 g de agua y mezclar con los garfios de la batidora por unos 3-4 minutos. Si la masa lo permite, añadir más agua, hasta obtener una consistencia bastante blanda (tiene que pegarse a los dedos, pero tampoco que sea semi-líquida...).
Amasar (con los garfios) por otros 5 minutos y, luego, dejar la masa en el bol, cubrir con un trapo y dejar reposar por 30 minutos: este procedimiento se denomina "autolisis".

Transcurrida media hora, añadir la levadura y la sal. Con las manos, hacer un amasado francés: para los que me estéis diciendo "¿¿amasado quééé??", mirar este vídeo, lo explica fenomenal.
Cuando la masa esté lista, ponerla en un bol (sin aceite) y dejarla reposar una hora, o hasta que duplique su volumen, en un sitio calentito y lejos de corrientes de aire (el horno anteriormente calentado por 1 minuto a 50º C va muy bien...pero apagarlo cuando metáis la masa.).

Dividir la masa en 3 trozos de igual peso. Aplastar cada trozo un poquito con los dedos para formar un cuadrado, tirar de un lado y doblarlo hacia el centro y repetir 2 veces más...mejor si miráis los primeros 20 segundos de este vídeo...os resultará mucho más claro =)
Cubrir los 3 trozos con un trapo y un plástico encima. Dejar reposar 15 minutos.

Seguir las instrucciones del vídeo anterior para formar unas baguettes de unos 30 cm aprox.
Espolvorear un trapo limpio con bastante harina de trigo o, mejor, harina de arroz (ésta queda blanca durante la cocción en el horno, al contrario de la harina de trigo).
Poner las baguettes sobre el trapo, utilizando éste último para separarlas. Cubrir con otro trapo y una bolsa de plástico. Dejar reposar hasta que dupliquen su volumen.



Luego, coger una cartulina resistente (o una tabla de cortar grande) y, ayudándoos con el trapo, hacer rolar una baguette sobre la cartulina, para luego transferirla a la bandeja del horno, con MUCHO AMOR, sin chafarla. Repetir con las otras 3 barras.

Espolvorearlas con harina (como he dicho antes, si fuera de arroz, mejor). Coger unas tijeras, posicionarlas a 45º respecto a la barra y hacer un corte a V; mover el grano obtenido a un lado. Proceder, haciendo otro corte aprox. 8 cm más abajo y mover el grano al lado opuesto respecto al primero.

Si no os quedara claro, clicando aquí encontraréis más fotos que explican este procedimiento. Repetir por todo el largo de la baguette.

Encender el horno a 220º C (la receta original dice 250º, pero para mi horno es demasiado) y poner un vaso con un dedo de agua en la base del mismo. Salpicar las paredes del horno con agua y hornear las espigas por 15-20 minutos. Dejar enfriar encima de una rejilla y, por fin, ¡¡comer!!



martes, 26 de febrero de 2013

Pinza

...Más conocida como "focaccia".
























Imaginad esta situación:

Es un domingo por la mañana...se acerca la hora de la comida y descubrís que no queda pan. ¡Nnnooo! Todas las tiendas están cerradas y/o estamos en invierno y no tenéis ninguna gana de salir a buscar algún horno abierto que, vete a saber, podría estar al otro lado de la ciudad...

Pues bien, os propongo una solución fácil, rápida y deliciosa...no podréis resistirle, jejeje...


Ingredientes
:

300 g de harina
1 vaso de leche
1/2 vaso de aceite
1 cucharadita de sal
1/2 cubo de levadura fresca o 1/2 bolsita de levadura seca
romero y sal gorda


Preparación:
Si la levadura es seca, mezclarla con la harina; si es fresca, con la leche calentita. Mezclar la harina con la sal. Añadir la leche y el aceite. Amasar por unos minutos.
Añadir el romero y estirar la masa con las manos en una fuente (no hace falta engrasarla).
Cubrir con un trapo húmedo y dejar reposar una hora.

Sacar el trapo y hundir dos dedos en la masa, formando "hileras" en toda la superficie (¡las fotos son más explicativas!).
Esparcir sal gorda sobre la pinza y meter en el horno a 180ºC por 25-30 minutos.

Ya está, domingo salvado ;)


martes, 6 de noviembre de 2012

Soft pretzel bites



Hola,

Cuando estuve en Munich, comí un pan buenísimo, llamado pretzel (también dicho brezelpretzlbreze brezn)...ay, qué rico estaba...pues, cuando encontré esta receta de soft pretzel bites (es decir, tiernos bocados de pretzel) y la pinta que tenían, ¡no supe resistirme y me puse a cocinar! El resultado ha sido de lo más satisfactorio, ¡un 10 por la receta!

Para ponerla en práctica, cambié las dosis de tazas y cucharas a litros y gramos, para mayor comodidad. Así que aprovecho la ocasión y traduzco del inglés también ;)

Ingredientes:

Masa:
360 ml de agua tibia
7 g de miel
1 cubo de levadura fresca o un sobre de levadura seca

360 g de harina normal
360 g de harina de fuerza (para pan)
10 g de sal
90 g de mantequilla derretida

Solución de bicarbonato de sodio:
1.200 ml de agua
80 ml de bicarbonato (sí, hay que medirlo en el vaso dosificador de líquidos).

Para que las bolitas cojan color:
1 yema
10-12 ml de agua (es decir, una cucharada)

Más cosas:
sal gorda, aceite


Preparación:

La masa:
Verter los 360 ml de agua tibia en un bol, con la miel y la levadura (el agua no tiene que ser muy caliente, para evitar que mate a la pobre levadura). Si se usa la levadura seca, dejar reposar 5 minutos.
Añadir las harinas, la mantequilla derretida y la sal; amasar con las manos.
Si se os pega mucho a los dedos, añadir poca poca harina y trabajar por 5 minutos, o hasta que tengáis una bonita y elástica bola.

Engrasar un bol grande con un poco de aceite y poner dentro la bola. Cubrir con film y dejar reposar por una hora.

Encender el horno a 210º C.

Procedimiento para hacer los bites:
Volcar la masa sobre una superficie limpia, SIN AÑADIR MÁS HARINA. Cortarla en 6-8 trozos y, con las palmas de las manos, hacerlos rodar y formar unos cilindros de unos 3 cm de diámetro aprox. (ver fotos aquí).
Con un corta pizza o un cuchillo cortar los cilindros en tacos pequeños.

Luego:
Mezclar la yema con el agua y guardar en una esquina de la mesa. Tener a mano: pincel, cuchara escurridora, sal gorda, tijeras de cocina y papel de horno.

¡Es el momento del bicarbonato! No, no os saltéis este paso, es necesario para obtener un buen resultado.
Poner el agua (1.200 ml) en una olla y, cuando empiece a hervir, añadir el bicarbonato.
Echar 5 tacos al agua burbujeante y dejar cocer 30 segundos. Quitar las piezas con la cuchara escurridora y dejarlas en una hoja de papel de horno. Continuar con el resto de la masa.

Al horno:
Una vez hecho, pincelar con la mezcla de yema y agua, espolvorear con sal y, con las tijeras, cortar un + en cada uno de los tacos. Con cuidado, poner las piezas en una bandeja con papel de horno limpio. Cocer por unos 10 minutos, o hasta que cojan un buen color marrón dorado.

Una vez listos y sacados del horno, resistir a la tentación de zamparos todos los bites enseguida y dejar que se enfríen sobre una rejilla por unos minutitos.

Guten Appetit!!