domingo, 19 de enero de 2014

Pan de masa dura



No sé vosotros, pero en nuestra casa a menudo nos quedamos sin pan...y muchas veces nos damos cuenta por la noche, o un domingo, cuando ya está todo cerrado...qué desastres. Pero hay un lado positivo: se pueden probar recetas nuevas, como la que voy a compartir ahora ;)

Esta receta de masa dura permite hacer un pan muy bueno, de manera sencilla y rápida, con un sólo ciclo de levado.
¿Raro? Sí, pero cierto. He probado la receta varias veces y siempre ha dado buenos resultados; ¡por todo esto, os la recomiendo!
Podéis encontrar la versión original en el blog de "Viva la focaccia" (uno de mis favoritos en cuanto a pan y pizza).



Ingredientes (para 4 bollos de unos 200g cada uno):
300 g de agua del tiempo
10 g de sal
30 g de aceite evo
550 g de harina 0
1 cubo de levadura fresca (25 g)

Preparación:
Disolver la sal en el agua, añadir el aceite y mitad de la harina y mezclar con la ayuda de una batidora con garfios (si no tenéis, con una espátula rígida). Añadir la levadura en trocitos y, poco a poco, el resto de la harina. Amasar con las manos unos 20-25 minutos, por lo menos.
Si tenéis amasadora, son 15 minutos.
Es muy importante amasar hasta obtener una bola lisa y muy uniforme, sin grietas. Cuando, por fin, tengáis algo así entre las manos, significa que vuestra masa está refinada. ¡¡Biennn!!

Sin dejarla reposar, dividirla en 4 trozos iguales y para cada uno seguir este procedimiento: con el rodillo, aplastar la pieza y luego enrollarla para obtener un cilindro.
Aplastar este último con el rodillo para formar una tira de 1-1,5 cm aprox de grosor. Enrollarla y obtendréis un bollo así:



Los pasos para dar forma al bollo se pueden ver en este vídeo.

Tapar con un trapo y dejar reposar 45-50 minutos.

Calentar el horno a 175º C (la receta original dice 180-200, pero para mi horno es demasiado).
Una vez caliente, hay que preparar los bollos: con cuidado, mover los bollos a la bandeja del horno, ligeraemnte enharinada. Luego, con un cuchillo afilado o una cuchilla, hacer un corte profundo en el centro de cada bollo. Para que la forma del pan salga bien, mejor hacer uno o dos cortes rápidos, como mucho (para ver un ejemplo de cómo hacerlo, mirar este vídeo). Meter los bollos en el horno, inmediatamente después de haber hecho los cortes.



Después de 5 minutos deberían empezar a abrirse y después de 20 ya podéis ver su forma final.
Cocer por 40 minutos en total (cuidado con los tiempos de cocción...cada horno es distinto y ¡os aconsejo echar un vistazo al color del pan de vez en cuando!).
Dejar enfriar en una rejilla.

Si no se devora todo en una sola comida, este pan puede durar un par de días, pero lo que hacemos nosotros, por comodidad, es, una vez frío, cortarlo en lonchas y congelarlo.

Si lo probáis, ya me diréis qué tal ;)