viernes, 13 de diciembre de 2013

Mini tartaletas con mermelada...flores y corazones



Hacía tiempo que quería hacer tartaletas mini, usando como moldes los de cupcakes, porque me parece una medida ideal para una persona y una idea simpática para un buffet. Tuve la oportunidad de presentar mi versión de las mismas en ocasión del Christmas Showroom, un evento organizado por Coshop (Barcelona) para este mes y aquí está la receta, ¡ya veréis que fácil!

En la pasta frolla he puesto menos azúcar de lo normal porque la mermelada ya era muy dulce de por si y la verdad es que estoy muy contenta con la masa que salió: no se rompía mientras la manejaba y el gusto resultó ser bien equilibrado.

Ingredientes (para unas 12-14 tartaletas):
250 g de harina
125 g de mantequilla fría, cortada en cubitos
80 g de azúcar
1 huevo
cáscara rallada de 1 limón o de 1/2 naranja
1 pizca de sal
Mermelada de frutos del bosque o la que más os guste

Preparación:
Mezclar la harina con azúcar, sal, huevo, mantequilla en cubitos pequeños, cáscara rallada de limón o naranja; trabajar con las manos el menor tiempo posible (sólo si es necesario, añadir poca harina para que no se os pegue a las manos), hacer una bola, envolverla en film y a descansar en la nevera 30 minutos.

Encender el horno a 175º C. Dividir la masa en un trozo grande y uno pequeñito (pequeñito porque sólo servirá para hacer las flores, estrellas, corazones, etc. para decorar las tartaletas).
Espolvorear un poquito de harina en la encimera; estirar el trozo grande hasta obtener un grosor de unos 5 mm y cortar círculos con un cortador redondo con circunferencia un poco más grande que vuestros moldes de cupcakes.
Con delicadeza, poner los círculos obtenidos en los moldes y ajustarlos con los dedos. Pinchar la base con un tenedor, cubrir con una cápsula de cupcake de papel llena de legumbres y hornear por 6-7 minutos.

Mientras tanto, estirar el trozo de masa pequeño hasta un grosor de unos 4-5 mm y cortar flores, corazones, tiras, estrellas, etc.
Sacar la bandeja del horno, retirar las cápsulas con legumbres y poner una capa de mermelada en cada tartaleta. Decorarlas con las flores, estrellas, etc. y hornear por otros 15 minutos (o hasta que las tartaletas estén doraditas).


Si no tenéis la bandeja de metal o de silicona, podéis usar las cápsulas de papel (lo he probado y van muy bien). 
Si sólo tenéis la bandeja de metal, hay que engrasarla bien, porque la masa, durante la cocción, tiende a agarrarse a ella con uñas y dientes y, luego, sacar de allí las tartaletas podría ser una misión, si no imposible, bastante difícil y peligrosa, jejeje.

¡A disfrutar de la meriendaa!