sábado, 16 de noviembre de 2013

Crema de puerros y patatas


Buenas,

Un día estaba buscando por la red alguna receta con puerros y una en particular me llamó la atención... ¡¿una crema de verduras con sazonador de carne?! La receta me intrigaba, así que la probé...y la volví a probar, y otra vez...otra más... ^_^ En fin, intento tras intento, hemos ido cambiando alguna cosita, para ajustar la crema a nuestros gustos...y aquí tenéis la receta:

Ingredientes (para 4 personas):
3 puerros pequeños mondados
2 patatas medianas
3 cucharadas de aceite evo
800 ml de caldo vegetal
1 ramita pequeña de romero
Sazonador de carne
Sal y pimienta

Preparación:
Premisa: describo el procedimiento con la olla exprés, pero si no tenéis una, no importa; lo único es que los tiempos de cocción serán más largos.

Lavar los puerros y cortarlos en rodajas finas. Ponerlos en la olla a presión y dejar sofreír a fuego bajo con el aceite durante 5-6 minutos.
Añadir las patatas cortadas en cuartos, el romero, el caldo y espolvorear con un poco de sazonador de carne. Mezclar, cerrar la olla y cocer 10 minutos desde el silbido.
Triturar todo con el minipimer, ajustar de sal y pimienta y servir, con picatostes y, si se quiere, con unas tiritas de jamón/speck/bacon crujientes.

Qué aprovechen ;)

domingo, 10 de noviembre de 2013

Buho porta tijeras













A estas alturas, ya debéis de saber cuánto me gustan los buhos =)
Cuando vi a éste pequeñajo en el blog de Betz White, me enamoré de él en seguida, ¡cómo no!
Podéis adquirir el kit para hacer el buho y otros dos accesorios de costura en esta página.

Ya que sólo me interesaba el animalito, intenté replicar el modelo de Betz y, mientras tanto, aproveché para hacerlo más gordito y menos alargado respecto al suyo. Además, cosí las piezas a mano, con punto bastilla, porque me gustaba más que la costura a máquina que hace ella.

Os cuento como realicé mi plantilla, por si alguien quisiera hacérsela también:

En primer lugar, cogí mis tijeras y las puse sobre una hoja de papel. Usé los ojales como referencia para hacer los ojos. Una vez hechos, dibujé la base de los mismos (la blanca con las 4 puntitas).



Siempre con las tijeras sobre el papel, decidí la altura de la parte delantera del buho (que llamaré "barriga"): dejé 1 cm escaso de margen entre las tijeras y la punta inferior del cuerpo. 
En cuanto a la anchura...no sé, dibujé el cuerpo como más me gustaba, ¡¡aquí no hay reglas especiales!!

Una vez hecha la barriga, la dibujé de nuevo para hacer la parte posterior, pero en ésta añadí la silueta de la cabeza.

En cuanto a las últimas piezas, primero hice las alas, luego, según la dimensión de éstas, el pico y las patitas.



Unas últimas notas sobre la costura: ante todo, cosí las pupilas (los botones) a los ojos; éstos a la parte blanca con las 4 puntitas, que decoré con punto bastilla. 
Para que no se viera la costura detrás del buho, pegué con cola térmica la pieza blanca con ojos y todo al cuerpo.
Luego, cosí las alas a la parte delantera del cuerpo y uní las dos partes del buho, dejando abierto el lado superior de la barriga (para poder ir metiendo y sacando las tijeras). Finalmente, pegué el pico y las patitas.

Espero que os haya sido útil. Para cualquier duda o pregunta, ¡¡aquí me tenéis!!

Happy sewing ;)


domingo, 3 de noviembre de 2013

Tarta Tenerina



El otro día estaba pensando en las recetas dulces que he publicado hasta ahora y di un salto cuando caí en que nunca, pero que nunca os había hablado de La Tenerina... la llamo así, con "L" y "T" mayúsculas, porque no es una tarta cualquiera...es una tarta mágica: por su textura, por su gusto, por su olorrr y por todos los recuerdos que me trae.

Gracias a la receta de una amiga de mi madre, empecé a hacer esta tarta hace muuuchos años y, ya que les gustaba muchísimo a mis amigos, la hacía muy a menudo...tan a menudo que creo que la asociación "Giulia-Tenerina" quedó grabada para siempre en su memoria, jejeje.

La verdad sea dicha: nunca me ha salido guapa. Como podéis ver en las fotos, parece una pista de skateboard...pero si no tenéis que participar en un concurso super profesional de pasteles, os recomiendo probar esta receta...no sólo por el gusto muy bueno de la tarta, sino también por la experiencia que viviréis en la cocina mientras haréis el pastel.

Bueno, intentaré explicarme mejor mientras os cuento la receta:

Ingredientes:
200 g de chocolate negro para fundir
4 huevos
4 cucharadas rasas de maizena (harina fina de maíz)
100 g de mantequilla
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de bicarbonato de sodio

Procedimiento:
Encender el horno a 155º C.
Cortar el chocolate en trozos de unos 3 cm y derretirlo junto con la mantequilla; si queda muy muy espeso (casi duro), añadir un chorrito de leche.
Esta operación se puede hacer a bañomaría o al microondas. Si usáis el segundo método, usar potencia baja y mezclar de vez en cuando.
Empezaréis a notar unas ganas increíbles de probar esa masa cremosa, brillante y olorosa, pero tener paciencia...ya vendrá el "momento dedo".


Batir las yemas con el azúcar, añadir la maizena, el compuesto de chocolate-mantequilla, el bicarbonato y, finalmente, las claras batidas a punto de nieve. Cuidado con estas últimas: hay que incorporarlas lentamente, mezclando con una espátula, con movimientos suaves, de abajo hacia arriba.

Mientras lo hagáis, acercar el oído al bol...notaréis como suena vuestra masa...de verdad, no estoy loca, ¡¡probarlo!!
Y, de paso, no os perdáis el olor...madre mía, todavía me parece tener el bol delante de la nariz.

En fin...¡sigamos! Untar y enharinar un molde redondo (de 26 o 28 cm) y verter la masa. Hornear por 25-30 minutos.
(¡¡Ahora, ahora!! El bol con los restos de compuesto es todo para vuestro dedo, jeje).

Ahora viene lo difícil. La Tenerina es una tarta que debe quedar húmeda por dentro; de ahí su fantástica textura y su nombre (tenerina= muy tierna). Para conseguirlo, hay que vigilar que la temperatura del horno no sea alta y cuando hayan pasado 20 minutos, pincharla con un palillo para comprobar la cocción. El palito NO debe salir seco, sino deben quedar pegadas unas migas húmedas.

Si todavía sale cubierto de compuesto cremoso, no saquéis la tarta, significa que necesita más cocción.
Si sale seco, no pasa nada...tendréis un buenísimo bizcocho de chocolate; la próxima vez, bajar la temperatura o disminuir el tiempo de cocción.
No os preocupéis, ¡¡es cuestión de cogerle el truco y ya veréis qué fácil!!

Dejar enfriar la tarta y espolvorear con azúcar glass. Si queréis, usar una plantilla o una puntilla para hacerla más bonita.
Bueeeeno, no queda que cortaros un trozo y disfrutar de vuestra mágica Tenerina.... ;)

Aprovecho para dar las gracias a los seguidores de Cook and Craft Lab en Facebook, que ya son más de 100, ¡¡yuppiiiiiii!!