miércoles, 23 de octubre de 2013

Tarta sbrisolona

¡Hola!

La sbrisolona es un postre originario de la ciudad de Mantova y muy popular en todo (o casi) el Norte de Italia. Como podéis ver, su apariencia es bastante rústica y no muy bonita, pero la tarta es tan rica que en 24 horas mi maridín y yo ya nos hemos comido la mitad... =)

Su nombre viene de "brìsa", que en dialecto de Mantova quiere decir "miga". Efectivamente, es una tarta que crea muchas migas en cuanto se corte o se rompa un trozo con las manos.

La receta es de la revista "La Cucina del Corriere della Sera", la mejor revista de cocina que he leído nunca (hasta ahora): salía una vez al mes, indicando los productos de la temporada y unas simples y buenas recetas (tradicionales y también más originales) para aprovecharlos al máximo.
En fin, hablo demasiado...vamos a ver la receta.



Ingredientes:
200 g de harina blanca
200 g de harina de maíz
200 g de almendras peladas crudas
2 yemas
200 g de azúcar
1 bolsita de vainillina (o aroma de vainilla)
cáscara rallada de 1 limón
200 g de mantequilla
mantequilla o aceite y harina para untar el molde

Procedimiento:
Encender el horno a 180º.
Trocear las almendras peladas (cuidadoo, tienen que quedar en trocitos, no en polvo), ponerlas en un bol con las dos harinas, las yemas, el azúcar, la vainillina y la cáscara de limón rallada.
Unir la mantequilla en cubitos y amasar rápidamente, intentando NO formar una masa uniforme, sino dejando pequeños grumos. Dejar caer la masa (sin aplastarla) en un molde untado y enharinado anteriormente; el mío es de 28 cm de diámetro.
Hornear la sbrisolona por 30-40 minutos, o hasta cuando la superficie resulte bien dorada y crujiente.
Sacarla del horno y dejarla enfriar, antes de servir.
La receta original aconseja espolvorear la tarta con azúcar glass, ¡pero a nosotros nos encanta sin!

A disfrutar de la meriendaa ;)


miércoles, 9 de octubre de 2013

Salami de chocolate

¡Buenas!
¿Os acordáis de las galletas a base de pasta frolla, cuya receta pertenece al "Manual de la Abuela Pato"?
A que estaban buenas...
Pues hoy quiero compartir otra receta del mismo manual: la de un postre que me gustaba mucho hacer y comer cuando era niña...bueeeno, sí, ¡no sólo de niña...! =) Se trata del salami (o salame, en italiano) de chocolate, muy popular en mi tierra, super fácil y divertido de hacer, ya veréis.


Ingredientes:
200 g de galletas tipo Flora (o María...pero mejor Flora)
125 g de mantequilla (blanda, a temperatura ambiente)
75 g de cacao en polvo
3 cucharadas de azúcar
2 yemas



Procedimiento:
Romper las galletas con el fondo de un vaso hasta que queden en pedacitos.
Con una espátula, mezclar la mantequilla, hasta obtener una crema. Añadir el azúcar, las yemas y el cacao. Agregar las galletas y volcar la mezcla sobre la mesa. Ahora, para extrema diversión de los peques, mayores, o quienquiera que esté cocinando, atacar el compuesto con las manos y mezclar bien. Si éste resultara demasiado seco, añadir un poco de leche.

Modelar la masa en forma de salami, envolverlo en papel de aluminio y ponerlo en la nevera por, al menos, 3-4 horas, para que endurezca.
Una vez solidificado, cortar en lonchas y disfrutarrr.

Nota: para hacerlo más realista, hay alguien que, antes de servir el salami, lo hace rodar en azúcar glass. Lo he probado la última vez que hice el salami y el efecto es mono (ver foto siguiente) pero me pareció demasiado dulce. En fin, lo prefiero sin...piel (...jaaajaja...).

...¡Qué disfrutéis del postre! ;)


sábado, 5 de octubre de 2013

Ñoquis de patata con gorgonzola y speck



La primera vez que hice ñoquis (o gnocchi, en italiano), el resultado fue bastante discutible...no, miento...¡fue ESPANTOSO!
En cambio de delicadas y tiernas bolitas de patatas, en el plato había una masa informe y pegajosa...

No os preocupéis, ¡¡la receta que hoy os propongo es muy diferente a la primera que probé!! Buscando información y experimentando, he entendido que para obtener ñoquis tiernos y sabrosos, es aconsejable seguir algunos simples consejos:
  • Elegir patatas de carne blanca, harinosas (las de piel roja, para mí, son las mejores), posiblemente de igual tamaño, para que tengan el mismo tiempo de cocción.
  • Intentar no pasarse con la harina: para cada kg de patatas, poner 250 g de harina, aprox. (300 g como mucho).
  • No trabajar demasiado el compuesto.
  • No dejar reposar la masa, sino hacer los ñoquis en seguida.



Ingredientes (para 4 personas):
500 g de patatas de carne blanca (las mías eran 3 medio-pequeñas)
125 g de harina
1 pizca de sal

Para la salsa:
200 g de gorgonzola
3/4 de vaso de leche
3-4 lonchas finas de speck (se trata de un jamón ahumado, típico del norte de Italia; si no lo encontráis en las tiendas de alimentación italianas, se puede usar jamón normal...pero claro, ¡el gusto cambiará un poco!)

Procedimiento:
Lavar las patatas y cocerlas, enteras y con la piel, en la olla a presión por 20-25 minutos aprox. Si no tenéis la olla mágica, poner las patatas, enteras y con la piel, en una olla, cubiertas de agua fría; hervir por, al menos, unos 40 minutos y comprobar la cocción pinchando las patatas con un tenedor.

Escurrir las patatas, pelarlas con la ayuda de un tenedor y chafarlas con un prensa patatas. Añadir una pizca de sal, 100 g de harina y amasar. Si el compuesto se os pega mucho a los dedos, añadir un poco más de harina (intentando no superar los 125 g totales). Amasar un poquito más y formar una bola.
Coger un trozo de la misma y formar un cilindrito de 1,5 cm aprox. de diámetro y cortarlo en trocitos de 2-3 cm aprox.



Deslizar cada trozo sobre un tenedor y colocarlo sobre una superficie enharinada.
Dejar reposar los ñoquis por media hora.





Mientras tanto...
En una sartén, calentar a fuego bajito la leche con el gorgonzola cortado en trozos. Chafar el queso con una cuchara de madera y mezclar, hasta que esté completamente derretido. Apagar el fuego.
Enrollar las lonchas de speck y cortarlas en tiras. Ponerlas en una sartén pequeña, con un hiliiiiiito de aceite, para que se doren; o bien, se pueden poner entre dos hojas de papel de hornear y dorarlas en el microondas, a media potencia por 30 segundos (super truco, descubierto en esta página, hace tiempo).

Volviendo a nuestros ñoquis...
Poner a hervir una olla con abundante agua, echar sal gorda y dejar caer unos cuantos ñoquis. Mezclar para que no se peguen al fondo de la olla. En cuanto aparezcan en la superficie del agua (1-2 minutos), sacarlos con la cuchara escurridora y dejarlos en la sartén con la leche y el queso. Seguir con la cocción de los demás ñoquis.
Finalmente, añadir el speck, saltear y servir.







¡Buen provechoo!

Con esta receta participo al Contest "Pastissima" de Che Zuppa.it