viernes, 13 de diciembre de 2013

Mini tartaletas con mermelada...flores y corazones



Hacía tiempo que quería hacer tartaletas mini, usando como moldes los de cupcakes, porque me parece una medida ideal para una persona y una idea simpática para un buffet. Tuve la oportunidad de presentar mi versión de las mismas en ocasión del Christmas Showroom, un evento organizado por Coshop (Barcelona) para este mes y aquí está la receta, ¡ya veréis que fácil!

En la pasta frolla he puesto menos azúcar de lo normal porque la mermelada ya era muy dulce de por si y la verdad es que estoy muy contenta con la masa que salió: no se rompía mientras la manejaba y el gusto resultó ser bien equilibrado.

Ingredientes (para unas 12-14 tartaletas):
250 g de harina
125 g de mantequilla fría, cortada en cubitos
80 g de azúcar
1 huevo
cáscara rallada de 1 limón o de 1/2 naranja
1 pizca de sal
Mermelada de frutos del bosque o la que más os guste

Preparación:
Mezclar la harina con azúcar, sal, huevo, mantequilla en cubitos pequeños, cáscara rallada de limón o naranja; trabajar con las manos el menor tiempo posible (sólo si es necesario, añadir poca harina para que no se os pegue a las manos), hacer una bola, envolverla en film y a descansar en la nevera 30 minutos.

Encender el horno a 175º C. Dividir la masa en un trozo grande y uno pequeñito (pequeñito porque sólo servirá para hacer las flores, estrellas, corazones, etc. para decorar las tartaletas).
Espolvorear un poquito de harina en la encimera; estirar el trozo grande hasta obtener un grosor de unos 5 mm y cortar círculos con un cortador redondo con circunferencia un poco más grande que vuestros moldes de cupcakes.
Con delicadeza, poner los círculos obtenidos en los moldes y ajustarlos con los dedos. Pinchar la base con un tenedor, cubrir con una cápsula de cupcake de papel llena de legumbres y hornear por 6-7 minutos.

Mientras tanto, estirar el trozo de masa pequeño hasta un grosor de unos 4-5 mm y cortar flores, corazones, tiras, estrellas, etc.
Sacar la bandeja del horno, retirar las cápsulas con legumbres y poner una capa de mermelada en cada tartaleta. Decorarlas con las flores, estrellas, etc. y hornear por otros 15 minutos (o hasta que las tartaletas estén doraditas).


Si no tenéis la bandeja de metal o de silicona, podéis usar las cápsulas de papel (lo he probado y van muy bien). 
Si sólo tenéis la bandeja de metal, hay que engrasarla bien, porque la masa, durante la cocción, tiende a agarrarse a ella con uñas y dientes y, luego, sacar de allí las tartaletas podría ser una misión, si no imposible, bastante difícil y peligrosa, jejeje.

¡A disfrutar de la meriendaa!


sábado, 16 de noviembre de 2013

Crema de puerros y patatas


Buenas,

Un día estaba buscando por la red alguna receta con puerros y una en particular me llamó la atención... ¡¿una crema de verduras con sazonador de carne?! La receta me intrigaba, así que la probé...y la volví a probar, y otra vez...otra más... ^_^ En fin, intento tras intento, hemos ido cambiando alguna cosita, para ajustar la crema a nuestros gustos...y aquí tenéis la receta:

Ingredientes (para 4 personas):
3 puerros pequeños mondados
2 patatas medianas
3 cucharadas de aceite evo
800 ml de caldo vegetal
1 ramita pequeña de romero
Sazonador de carne
Sal y pimienta

Preparación:
Premisa: describo el procedimiento con la olla exprés, pero si no tenéis una, no importa; lo único es que los tiempos de cocción serán más largos.

Lavar los puerros y cortarlos en rodajas finas. Ponerlos en la olla a presión y dejar sofreír a fuego bajo con el aceite durante 5-6 minutos.
Añadir las patatas cortadas en cuartos, el romero, el caldo y espolvorear con un poco de sazonador de carne. Mezclar, cerrar la olla y cocer 10 minutos desde el silbido.
Triturar todo con el minipimer, ajustar de sal y pimienta y servir, con picatostes y, si se quiere, con unas tiritas de jamón/speck/bacon crujientes.

Qué aprovechen ;)

domingo, 10 de noviembre de 2013

Buho porta tijeras













A estas alturas, ya debéis de saber cuánto me gustan los buhos =)
Cuando vi a éste pequeñajo en el blog de Betz White, me enamoré de él en seguida, ¡cómo no!
Podéis adquirir el kit para hacer el buho y otros dos accesorios de costura en esta página.

Ya que sólo me interesaba el animalito, intenté replicar el modelo de Betz y, mientras tanto, aproveché para hacerlo más gordito y menos alargado respecto al suyo. Además, cosí las piezas a mano, con punto bastilla, porque me gustaba más que la costura a máquina que hace ella.

Os cuento como realicé mi plantilla, por si alguien quisiera hacérsela también:

En primer lugar, cogí mis tijeras y las puse sobre una hoja de papel. Usé los ojales como referencia para hacer los ojos. Una vez hechos, dibujé la base de los mismos (la blanca con las 4 puntitas).



Siempre con las tijeras sobre el papel, decidí la altura de la parte delantera del buho (que llamaré "barriga"): dejé 1 cm escaso de margen entre las tijeras y la punta inferior del cuerpo. 
En cuanto a la anchura...no sé, dibujé el cuerpo como más me gustaba, ¡¡aquí no hay reglas especiales!!

Una vez hecha la barriga, la dibujé de nuevo para hacer la parte posterior, pero en ésta añadí la silueta de la cabeza.

En cuanto a las últimas piezas, primero hice las alas, luego, según la dimensión de éstas, el pico y las patitas.



Unas últimas notas sobre la costura: ante todo, cosí las pupilas (los botones) a los ojos; éstos a la parte blanca con las 4 puntitas, que decoré con punto bastilla. 
Para que no se viera la costura detrás del buho, pegué con cola térmica la pieza blanca con ojos y todo al cuerpo.
Luego, cosí las alas a la parte delantera del cuerpo y uní las dos partes del buho, dejando abierto el lado superior de la barriga (para poder ir metiendo y sacando las tijeras). Finalmente, pegué el pico y las patitas.

Espero que os haya sido útil. Para cualquier duda o pregunta, ¡¡aquí me tenéis!!

Happy sewing ;)


domingo, 3 de noviembre de 2013

Tarta Tenerina



El otro día estaba pensando en las recetas dulces que he publicado hasta ahora y di un salto cuando caí en que nunca, pero que nunca os había hablado de La Tenerina... la llamo así, con "L" y "T" mayúsculas, porque no es una tarta cualquiera...es una tarta mágica: por su textura, por su gusto, por su olorrr y por todos los recuerdos que me trae.

Gracias a la receta de una amiga de mi madre, empecé a hacer esta tarta hace muuuchos años y, ya que les gustaba muchísimo a mis amigos, la hacía muy a menudo...tan a menudo que creo que la asociación "Giulia-Tenerina" quedó grabada para siempre en su memoria, jejeje.

La verdad sea dicha: nunca me ha salido guapa. Como podéis ver en las fotos, parece una pista de skateboard...pero si no tenéis que participar en un concurso super profesional de pasteles, os recomiendo probar esta receta...no sólo por el gusto muy bueno de la tarta, sino también por la experiencia que viviréis en la cocina mientras haréis el pastel.

Bueno, intentaré explicarme mejor mientras os cuento la receta:

Ingredientes:
200 g de chocolate negro para fundir
4 huevos
4 cucharadas rasas de maizena (harina fina de maíz)
100 g de mantequilla
150 g de azúcar
1 cucharadita rasa de bicarbonato de sodio

Procedimiento:
Encender el horno a 155º C.
Cortar el chocolate en trozos de unos 3 cm y derretirlo junto con la mantequilla; si queda muy muy espeso (casi duro), añadir un chorrito de leche.
Esta operación se puede hacer a bañomaría o al microondas. Si usáis el segundo método, usar potencia baja y mezclar de vez en cuando.
Empezaréis a notar unas ganas increíbles de probar esa masa cremosa, brillante y olorosa, pero tener paciencia...ya vendrá el "momento dedo".


Batir las yemas con el azúcar, añadir la maizena, el compuesto de chocolate-mantequilla, el bicarbonato y, finalmente, las claras batidas a punto de nieve. Cuidado con estas últimas: hay que incorporarlas lentamente, mezclando con una espátula, con movimientos suaves, de abajo hacia arriba.

Mientras lo hagáis, acercar el oído al bol...notaréis como suena vuestra masa...de verdad, no estoy loca, ¡¡probarlo!!
Y, de paso, no os perdáis el olor...madre mía, todavía me parece tener el bol delante de la nariz.

En fin...¡sigamos! Untar y enharinar un molde redondo (de 26 o 28 cm) y verter la masa. Hornear por 25-30 minutos.
(¡¡Ahora, ahora!! El bol con los restos de compuesto es todo para vuestro dedo, jeje).

Ahora viene lo difícil. La Tenerina es una tarta que debe quedar húmeda por dentro; de ahí su fantástica textura y su nombre (tenerina= muy tierna). Para conseguirlo, hay que vigilar que la temperatura del horno no sea alta y cuando hayan pasado 20 minutos, pincharla con un palillo para comprobar la cocción. El palito NO debe salir seco, sino deben quedar pegadas unas migas húmedas.

Si todavía sale cubierto de compuesto cremoso, no saquéis la tarta, significa que necesita más cocción.
Si sale seco, no pasa nada...tendréis un buenísimo bizcocho de chocolate; la próxima vez, bajar la temperatura o disminuir el tiempo de cocción.
No os preocupéis, ¡¡es cuestión de cogerle el truco y ya veréis qué fácil!!

Dejar enfriar la tarta y espolvorear con azúcar glass. Si queréis, usar una plantilla o una puntilla para hacerla más bonita.
Bueeeeno, no queda que cortaros un trozo y disfrutar de vuestra mágica Tenerina.... ;)

Aprovecho para dar las gracias a los seguidores de Cook and Craft Lab en Facebook, que ya son más de 100, ¡¡yuppiiiiiii!!


miércoles, 23 de octubre de 2013

Tarta sbrisolona

¡Hola!

La sbrisolona es un postre originario de la ciudad de Mantova y muy popular en todo (o casi) el Norte de Italia. Como podéis ver, su apariencia es bastante rústica y no muy bonita, pero la tarta es tan rica que en 24 horas mi maridín y yo ya nos hemos comido la mitad... =)

Su nombre viene de "brìsa", que en dialecto de Mantova quiere decir "miga". Efectivamente, es una tarta que crea muchas migas en cuanto se corte o se rompa un trozo con las manos.

La receta es de la revista "La Cucina del Corriere della Sera", la mejor revista de cocina que he leído nunca (hasta ahora): salía una vez al mes, indicando los productos de la temporada y unas simples y buenas recetas (tradicionales y también más originales) para aprovecharlos al máximo.
En fin, hablo demasiado...vamos a ver la receta.



Ingredientes:
200 g de harina blanca
200 g de harina de maíz
200 g de almendras peladas crudas
2 yemas
200 g de azúcar
1 bolsita de vainillina (o aroma de vainilla)
cáscara rallada de 1 limón
200 g de mantequilla
mantequilla o aceite y harina para untar el molde

Procedimiento:
Encender el horno a 180º.
Trocear las almendras peladas (cuidadoo, tienen que quedar en trocitos, no en polvo), ponerlas en un bol con las dos harinas, las yemas, el azúcar, la vainillina y la cáscara de limón rallada.
Unir la mantequilla en cubitos y amasar rápidamente, intentando NO formar una masa uniforme, sino dejando pequeños grumos. Dejar caer la masa (sin aplastarla) en un molde untado y enharinado anteriormente; el mío es de 28 cm de diámetro.
Hornear la sbrisolona por 30-40 minutos, o hasta cuando la superficie resulte bien dorada y crujiente.
Sacarla del horno y dejarla enfriar, antes de servir.
La receta original aconseja espolvorear la tarta con azúcar glass, ¡pero a nosotros nos encanta sin!

A disfrutar de la meriendaa ;)


miércoles, 9 de octubre de 2013

Salami de chocolate

¡Buenas!
¿Os acordáis de las galletas a base de pasta frolla, cuya receta pertenece al "Manual de la Abuela Pato"?
A que estaban buenas...
Pues hoy quiero compartir otra receta del mismo manual: la de un postre que me gustaba mucho hacer y comer cuando era niña...bueeeno, sí, ¡no sólo de niña...! =) Se trata del salami (o salame, en italiano) de chocolate, muy popular en mi tierra, super fácil y divertido de hacer, ya veréis.


Ingredientes:
200 g de galletas tipo Flora (o María...pero mejor Flora)
125 g de mantequilla (blanda, a temperatura ambiente)
75 g de cacao en polvo
3 cucharadas de azúcar
2 yemas



Procedimiento:
Romper las galletas con el fondo de un vaso hasta que queden en pedacitos.
Con una espátula, mezclar la mantequilla, hasta obtener una crema. Añadir el azúcar, las yemas y el cacao. Agregar las galletas y volcar la mezcla sobre la mesa. Ahora, para extrema diversión de los peques, mayores, o quienquiera que esté cocinando, atacar el compuesto con las manos y mezclar bien. Si éste resultara demasiado seco, añadir un poco de leche.

Modelar la masa en forma de salami, envolverlo en papel de aluminio y ponerlo en la nevera por, al menos, 3-4 horas, para que endurezca.
Una vez solidificado, cortar en lonchas y disfrutarrr.

Nota: para hacerlo más realista, hay alguien que, antes de servir el salami, lo hace rodar en azúcar glass. Lo he probado la última vez que hice el salami y el efecto es mono (ver foto siguiente) pero me pareció demasiado dulce. En fin, lo prefiero sin...piel (...jaaajaja...).

...¡Qué disfrutéis del postre! ;)


sábado, 5 de octubre de 2013

Ñoquis de patata con gorgonzola y speck



La primera vez que hice ñoquis (o gnocchi, en italiano), el resultado fue bastante discutible...no, miento...¡fue ESPANTOSO!
En cambio de delicadas y tiernas bolitas de patatas, en el plato había una masa informe y pegajosa...

No os preocupéis, ¡¡la receta que hoy os propongo es muy diferente a la primera que probé!! Buscando información y experimentando, he entendido que para obtener ñoquis tiernos y sabrosos, es aconsejable seguir algunos simples consejos:
  • Elegir patatas de carne blanca, harinosas (las de piel roja, para mí, son las mejores), posiblemente de igual tamaño, para que tengan el mismo tiempo de cocción.
  • Intentar no pasarse con la harina: para cada kg de patatas, poner 250 g de harina, aprox. (300 g como mucho).
  • No trabajar demasiado el compuesto.
  • No dejar reposar la masa, sino hacer los ñoquis en seguida.



Ingredientes (para 4 personas):
500 g de patatas de carne blanca (las mías eran 3 medio-pequeñas)
125 g de harina
1 pizca de sal

Para la salsa:
200 g de gorgonzola
3/4 de vaso de leche
3-4 lonchas finas de speck (se trata de un jamón ahumado, típico del norte de Italia; si no lo encontráis en las tiendas de alimentación italianas, se puede usar jamón normal...pero claro, ¡el gusto cambiará un poco!)

Procedimiento:
Lavar las patatas y cocerlas, enteras y con la piel, en la olla a presión por 20-25 minutos aprox. Si no tenéis la olla mágica, poner las patatas, enteras y con la piel, en una olla, cubiertas de agua fría; hervir por, al menos, unos 40 minutos y comprobar la cocción pinchando las patatas con un tenedor.

Escurrir las patatas, pelarlas con la ayuda de un tenedor y chafarlas con un prensa patatas. Añadir una pizca de sal, 100 g de harina y amasar. Si el compuesto se os pega mucho a los dedos, añadir un poco más de harina (intentando no superar los 125 g totales). Amasar un poquito más y formar una bola.
Coger un trozo de la misma y formar un cilindrito de 1,5 cm aprox. de diámetro y cortarlo en trocitos de 2-3 cm aprox.



Deslizar cada trozo sobre un tenedor y colocarlo sobre una superficie enharinada.
Dejar reposar los ñoquis por media hora.





Mientras tanto...
En una sartén, calentar a fuego bajito la leche con el gorgonzola cortado en trozos. Chafar el queso con una cuchara de madera y mezclar, hasta que esté completamente derretido. Apagar el fuego.
Enrollar las lonchas de speck y cortarlas en tiras. Ponerlas en una sartén pequeña, con un hiliiiiiito de aceite, para que se doren; o bien, se pueden poner entre dos hojas de papel de hornear y dorarlas en el microondas, a media potencia por 30 segundos (super truco, descubierto en esta página, hace tiempo).

Volviendo a nuestros ñoquis...
Poner a hervir una olla con abundante agua, echar sal gorda y dejar caer unos cuantos ñoquis. Mezclar para que no se peguen al fondo de la olla. En cuanto aparezcan en la superficie del agua (1-2 minutos), sacarlos con la cuchara escurridora y dejarlos en la sartén con la leche y el queso. Seguir con la cocción de los demás ñoquis.
Finalmente, añadir el speck, saltear y servir.







¡Buen provechoo!

Con esta receta participo al Contest "Pastissima" de Che Zuppa.it

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Tortelli de calabaza




Damas y caballeros, oficialmente estamos en otoño. Y, para darle la bienvenida, hoy quisiera compartir una receta especial, a base de un delicioso ingrediente otoñal: tortelli de calabaza.

Se trata de un tipo de pasta rellena, tipico de algunas zonas de Italia: la de Ferrara, Mantua y Reggio Emilia. De una zona a otra (y de una abuela a otra) los ingredientes y las dosis varían un poquito...hay quien le pone mostaza, un huevo, pan rallado....

Después de haber leído unas cuantas recetas, he intentado basarme en las más sencillas y, a continuación, os presento mi versión.

Ingredientes:

Para la pasta (2 personas):
200 g de harina
2 huevos medianos (a temperatura ambiente)
1 pizca de sal

Para el relleno:
500 g de calabaza (la pulpa cocinada pesa 300 g aprox.). La que he usado es la " calabaza cacahuete".
20 g di amaretti molidos (son crujientes galletitas de almendra; se encuentran en tiendas de alimentación italianas)
20 g di parmesano rallado
una rallada de nuez moscada
1 pizca de sal

Para condimentar:
una nuez de mantequilla
abundante parmesano rallado

Procedimiento:

Relleno:
Abrir la calabaza, limpiarla de las semillas y de los hilillos; cortarla en trozos. Poner estos últimos en una fuente forrada con papel de hornear y cocer en el horno a 170º, por una horita. La calabaza estará lista cuando podréis pinchar la pulpa con un tenedor, sin hacer esfuerzos.



Cuando hayáis sacado la calabaza del horno y ésta esté tibia, separar la pulpa de la cáscara usando una cuchara o un cuchillo. Chafar la pulpa con un tenedor o con el minipimer, añadir el parmesano, los amaretti molidos, la nuez moscada y la sal (¡muy poca!). Mezclar y reservar.

Si el relleno resultara aguado:
1. Que no cunda el pánico. Añadir poco parmesano y ver si la situación mejora. Hay quien le añade pan rallado, pero atención porque, si se exagera, el relleno podría resultar duro después de la cocción.
2. La próxima vez, mejor si usáis una calabaza de otro tipo.

Para la pasta:
Verter la harina sobre la mesa y ponerla en forma de volcán. En su interior, poner los huevos y la sal. Con un tenedor, revolver los huevos, cogiendo, poco a poco, harina de los lados. Luego, amasar con las manos, desde el exterior hacia el interior, hasta que toda la harina se haya absorbido y obtengáis una masa lisa.

Si la masa resultase demasiado dura o no absorbiese tooooda la harina:
Añadir un par de cucharadas de agua tibia y seguir amasando, hasta obtener una bola compacta y lisa.

Tapar con un bol y dejar descansar de media hora a una hora.


Después del descanso, extender parte de la masa en una lámina fiiina, pero sin pasarse (con mi máquina de la pasta he llegado al número 6); mientras tanto, tapar la pasta que no se usa con el bol, para que no se seque.
Cortar la lámina así obtenida en cuadrados de 6x6 cm aprox. y colocar, en el centro de cada uno, una pequeña nuez de relleno.



Doblar la lámina para formar un triángulo y sellar bien los bordes. Poner el triángulo alrededor de un dedo y chafar las dos puntas para unirlas y dar forma al tortello.



Mientras se hacen, colocar los tortelli sobre una superficie enharinada.



Calentar una olla con abundante agua. Cuando esté hirviendo, echar sal gorda y dejar caer 10-15 tortelli. Mezclar y cocer de 6 a 10 minutos (eeeeehhh no se puede concretar más, depende del grosor de la pasta y de cuánto tiempo los tortelli hayan esperado sobre la superficie enharinada). ¿Cómo saber si están listos? No hay más remedio que probar uno.
Sacarlos del agua con la cuchara escurridora y ponerlos en un bol con una nuez de mantequilla.
Seguir con la cocción de los demás tortelli (10-15 cada vez).
Servir con abundante parmesano.

Si sobrara relleno:
Se puede usar para condimentar una pasta seca corta...o para rellenar unos vol-au-vent...una quiche...¿¿más consejos??



Con esta receta participo en el contest "Pastissima" de Chezuppa.it

viernes, 13 de septiembre de 2013

Cuadrito con flores para bebés...o mamás



¡Hola!

Hoy quiero compartir un tutorial muy sencillo, para realizar el cuadro de aquí arriba.
Puede ser una idea regalo para una recién nacida...o para su mami ;)

Qué se necesita:
- Un bastidor de madera (yo usé uno de 21 cm)
- Tela lisa o de fantasía
- Fieltro
- Hilo, tijeras, alfileres y aguja
- Pegamento universal
- Cola térmica

Procedimiento:
1. Colocar la tela en el bastidor y tensarla, hasta obtener una bonita superficie lisa en la cual trabajar. Cortar la tela en exceso, dejando unos 2 cm de margen.
2. Usando un editor de texto o un lápiz, hacer la plantilla de la letra que necesitéis. La mía mide 10 cm de alto y podéis descargarla aquí.
3. Para las hojas, podéis dibujarlas o descargar el patrón aquí. Para mi cuadro, he usado dos hojas grandes y una pequeña.
4. Recortar la letra y las hojas del fieltro.
5. Para hacer las flores, recortar del fieltro 3 círculos con bordes ondulados e irregulares; dos grandes (15 cm aprox. de diámetro) y uno más pequeño (10 cm aprox.). Cortar cada círculo en espiral, siempre de manera irregular, tal como se ve en la foto. Enrollar, empezando por la parte exterior de la espiral; al final, os quedará un circulito que hará de base para la flor: fijar con una gota de cola térmica.





6. Bien, ahora es el momento de colocar todo en vuestro cuadro. Cuando estéis satisfechos con la disposición, fijar la letra y las hojas con alfileres y quitar las flores, de momento.



7. Coser la letra y las hojas, uniéndolas a la tela con punto bastilla (sencillo).



8. Con cola térmica, pegar las flores en el cuadro.
9. Finalmente, pegar los 2 cm de tela sobrante en la parte trasera del bastidor, con pegamento universal.



Espero que os haya gustado. ¡Saludooos!

jueves, 29 de agosto de 2013

Cous cous veraniego

¡Hola!

Antes de decir adiós al veranito que se va, os quiero proponer un plato fácil, muy bueno y alegre: cous cous con atún, queso y uno de los productos estrella del verano: el tomate.
Y estos que he usado esta vez son aún más "estrella", porque vienen directamente del huerto de mi suegro...¡¡riquíííísimos!!



Ingredientes (para 2 personas):
3 tomates no muy grandes (unos 300g aprox.)
una lata de atún en aceite de oliva
80g de queso semi-curado
cous cous precocido (poco más de medio vaso por persona)
un vaso y medio de agua
sal fina y gorda, pimienta, oregano, basílico fresco, aceite



Procedimiento:
Lavar y cortar los tomates en trocitos; ponerlos en un bol y condimentar con aceite, sal, pimienta y las hierbas. Si os gusta, también se puede añadir un diente de ajo peque, picado. Reservar.
Cortar el queso en trocitos y reservar también.
Preparar el cous cous según las instrucciones de la caja...normalmente son las siguientes:

  • Poner el agua a hervir (tardará poco más de un nanosegundo) y, cuando lo haga, echar una pizca de sal gorda y apagar el fuego.
  • Poner el cous cous en un bol y verter el agua encima; tapar y dejar reposar 5 minutos. Sacar la tapa y desgranar con un tenedor.

Una vez preparado el cous cous, añadir el atún escurrido, el queso y los tomates. Mezclar bien y, si resulta un poco seco, añadir un chorrito de aceite. Ya está... ¡a comerrr!

viernes, 2 de agosto de 2013

Pesto a la genovesa



Hasta ahora, siempre había hecho pesto de manera tradicional, machacando en el mortero primero el ajo con la sal, luego, poco a poco, las hojas de basilico (frotándolas con amor contra las paredes del mortero), los piñones, el parmesano y, finalmente, el aceite...sí, sale muy rico y, al final, ¡¡qué satisfacción!! Pero, la verdad, es un procedimiento muy laaaargo y pesado que, con el minipimer y unos truquillos, nos podemos ahorrar.


Ingredientes (para 4-5 porciones de pasta):
50g de basilico (el de hoja grande)
30g de piñones
50g de parmesano rallado fino
100g de aceite de oliva extra virgen
1 pizca de sal gorda
1/2 de diente de ajo, sin germen

Procedimiento:
Ante todo, hay que saber que si el basilico se calienta demasiado mientras se tritura, la salsa quedará fea, sin perfume, oscurísima y amarga...sí, un desastre total.

Para mimar a nuestro basilico y para que la salsa no se estropee, se pueden seguir un par de consejos. El primero consiste en poner el vaso del minipimer, su cuchilla y el ajo (pelado y privado del germen) en el congelador, por 10 minutos.
Mientras esperáis, limpiar el basilico (sólo las hojas, no tiene que haber tallos); segundo consejo: limpiar las hojas con un trapo húmedo, pasándolo con delicadeza sobre las mismas, con cuidado de no aplastarlas o frotarlas con fuerza.
Rallar el parmesano y pesar los demás ingredientes.

Sacar el vaso, la cuchilla y el ajo del congelador. Poner en el recipiente todos los ingredientes y triturar por el menor tiempo posible: en un minuto o menos el pesto debería estar listo ya. Tercer consejo: mejor triturar de forma intermitente, con pausas de algunos segundos.
Probar un poquito y, según vuestro gusto personal, ajustar de parmesano, piñones, aceite...

Más notas:
  • Cómo conservar el pesto: se puede congelar (en porciones individuales es muy cómodo) o conservar en la nevera algunos días, en un recipiente cerrado.
  • ABSOLUTAMENTE PROHIBIDO CALENTAR el pesto. Se añade frío a la pasta caliente, poniéndolo en el fondo del bol o plato en el cual condimentéis la pasta.
Buon appetito!!



miércoles, 31 de julio de 2013

Caja de galletas personalizada

¡Hola!

En cuanto vi esta bonica caja en un tutorial, salí a buscar pintura, jeje (y volví sin, porque tardé unos cuantos días en encontrarla...pero da igual, ¡valió la pena esperar!). Aquí tenéis las instrucciones originales, en inglés.

Qué se necesita:
- Una caja metálica
- Esmalte del color que queráis (mejor si en spray)
- Imprimación para metales
- Pintura negra efecto pizarra
- Pincel

Procedimiento:
Limpiar bien la superficie de la caja. Pintar la base con el esmalte y dejar secar.
Dar una capa de imprimación en la tapa y, al día siguiente, una de pintura para pizarras. 

Ahora tenéis que frenar las ganas de empezar a escribir y dibujar con tiza, al menos por el periodo indicado en el bote de la pintura (en el mío ponía una semana...¡uff!).
Para que la capa negra no se estropee, se recomienda frotarla con tiza y limpiarla con un trapo húmedo, antes de escribir sobre la superficie.

Ya está =) ...Y, ahora, ¡a hacer muchas galletas!

viernes, 19 de julio de 2013

Mini rollitos de jamón y queso


Buenas,

Hoy quiero compartir una receta fácil y rápida, basada en 3 ingredientes principales: carpaccio, jamón y queso.
La hago desde hace mucho tiempo y ya veréis...chupeteo de dedos asegurado.



Ingredientes (para 6 mini rollitos - 2 personas):
6 lonchas de carpaccio
1 lonchita de queso (la que se usa para los bikinis)
2 lonchas de jamón serrano (o, si preferís, bacon ahumado, que queda muy bien)
aceite, vino blanco, harina, sal, pimienta, pan rallado, romero y salvia



Procedimiento:
En cada loncha de carpaccio poner: un trozo de jamón, un trozo de lonchita de queso, una pizca de pan rallado y media vuelta de molinillo de sal y pimienta. Enrollar y cerrar con un palillo.


En una sartén, poner un chorrito de aceite y, seguidamente los rollitos enharinados. Encender el hornillo y dejar que se doren a fuego medio, un minutito por parte aprox. Verter un chorro de vino blanco (he olvidado medirlo, sorry...será, más o menos, medio vaso), añadir las hierbas, bajar el fuego y dejar esfumar.

Cocer unos 3 minutos, como mucho. Veréis que, mientras los rollitos cuecen, el líquido se va espesando y, una vez apagado el fuego, se convertirá en seguida en una salsita espesa, con la que rociaréis los rollitos, antes de servirlos.

Feliz chupeteo de dedos ;)